El Gobierno dice que no hay default y busca alejar temores sobre el futuro económico

El jefe de Ministros repasó la agenda de inversiones previstas para los próximos meses con el objetivo de alejar fantasmas que indican que la economía podría sufrir un fuerte impacto en caso de que no se llegue a un acuerdo con los holdouts antes del 30 de julio, día en que vence el plazo de gracia para cumplir con los bonistas que entraron al canje.

El funcionario indicó que están previstos ingresos de divisas por el desarrollo de proyectos mineros, la licitación de las redes 4G, las construcciones de las represas del sur y la revalorización del ferrocarril Belgrano Cargas. Además planteó que el Gobierno continuará incentivando el consumo como herramienta para motorizar la producción en un escenario internacional complicado. “Ya les dije el otro día que la Organización Mundial del Comercio alertó que este es el año de menor expansión del comercio internacional“, advirtió.

Capitanich se adelantó al escenario del 1° de agosto y vaticinó que “independientemente de la extorsión que crea la manipulación de las calificadoras de riesgo” y de “todas las acciones que promuevan esos fondos”, la Argentina seguirá adelante “porque hay estímulos para la actividad económica”.