Procesan por narco al primo del ex gobernador Romero

Locales

Néstor Angel López, de 61 años e hijo de María Edith Di Gangi, se convirtió en el primer integrante del clan familiar Romero en ser procesado por tráfico de drogas por la Justicia, en este caso Federal, con un fallo firme que podría dejarlo tras las rejas por 15 años.

López está detenido desde el 20 de julio pasado, cuando circulaba en un auto Mercedes Benz, con 18.700 kilos de cocaína de alta pureza.

Su primo, Juan Carlos Romero, ex gobernador de la provincia y actual senador nacional, en tanto, es otro de los que la Justicia, en este caso provincial, tiene apuntado en, al menos, diez causas penales por delito de corrupción, incluso registra un pedido de desafuero del juez de Garantías 4, Diego Rodríguez Pipino, por “enriquecimiento ilícito”.

López, en este caso, cayó a partir de una investigación que los fiscales federales 1 y 2 de Salta, Ricardo Toranzos y Eduardo Villalba, llevaban adelante desde el 11 de noviembre del año 2016, cuando la Unidad Fiscal de Narcocriminalidad llevaba adelante pesquisas en torno una organización que lideraba Félix Tayagüi, a quien detuvieron en marzo de este año, cuando la policía allanó su mansión en barrio Don Santiago.

Una rama de esa investigación fue tomada por los fiscales federales, quienes, mediante escuchas telefónicas, pudieron llegar a identificar a un narco, Emilio Saracho, quien solía mover droga desde Santiago del Estero, aunque tenía contactos con otros sujetos en esta ciudad.

A todo esto, la sospecha de que López tenía vínculos con el narcotráfico ya estaba instalada en la justicia federal. Un número telefónico aportado por UFINAR, según trascendidos, habría permitido conectar al primo del ex gobernador con la organización en la que Saracho aparecía como cabeza visible.

De las intervenciones, surgió un tal “Tío”, quien el 13 de abril de este año comenzó tener contacto con Saracho. Al investigar el número de teléfono celular, se confirmó que se trataba de López, quien registraba varias acusaciones por violencia de género por parte de su ex mujer, quien aportó dicho dato al momento de sus denuncias.

Con los cabos atados, los fiscales siguieron de cerca las escuchas entre Saracho y López, las que se sucedieron hasta que finalmente acordaron el transporte de una carga de cocaína desde Salta a Córdoba por parte del primo de Romero, la que se concretó el 20 de julio pasado.

De las escuchas, según trascendidos, López se mostró demasiado interesado en realizar el transporte de droga y ofrecía hacerlo con su vehículo. Incluso en un momento, Saracho se molestó con el mismo por ello. “No hables mucho, no hables mucho… estás hablando por teléfono”, fue la reprimenda.

En respuesta, López se mostraba ansioso y necesitado. “Yo quiero que el lunes sí o sí vamos a jugar a la pelota”, respondió en una de los cruces telefónicos, refiriéndose al transporte de cocaína que estaba en preparación

Los meses siguientes, desde abril hasta el 20 de julio, las conversaciones entre Saracho y López giraron en torno a detalles, entre ellos el vehículo que iba a utilizar, el lugar en que debía ir acondicionada la droga, qué cantidad podía llevar y otros aspectos más.

En todos los casos, López siempre se mostró dispuesto a realizar el “trabajo”, ya que le urgía el dinero. Las últimas comunicaciones marcaron a la justicia el alerta en el corredor de Salta a Córdoba, siendo el vehículo marcado el Mercedes Benz de López.

Lucas Figari sobreseido

El auto fue monitoreado por la justicia desde el ex peaje Aunor de esta ciudad hasta Metán, donde finalmente se bajó la orden para interceptarlo en un control vehicular sobre la ruta 34. Al momento del procedimiento, López llevaba como acompañante a Lucas Figari.

El acompañante, en sus análisis de responsabilidades, el juez federal, Julio Bavio, resolvió sobreseer a Figari, directivo de una agencia de seguros que había conocido a López circunstancialmente cuando el primo de Romero fue a quejarse por trámites relacionados a un siniestro vial.

Allí, López le dijo a Figari que iba a viajar a Córdoba y le ofreció llevarlo, convirtiéndolo así en su copiloto a sabiendas de que iba cargado con cocaína.

Respecto a López, el juez fue contundente al señalar que el acusado formaba parte de una organización narcotraficante.

“La operatoria obedeció al accionar de parte de una organización de carácter estable que se dedicaba al tráfico ilícito de cocaína específicamente al transporte de sustancias estupefacientes desde el Estado Plurinacional de Bolivia hacia el sur de nuestro país para su posterior comercialización”, indicó en su fallo de procesamiento.

Transporte de dinero, la coartada

López, en su intento por atenuar su responsabilidad, aludió en un momento que había conocido a un sujeto en Córdoba, de apellido Mendoza, quien le ofreció la suma de 70 mil pesos a cambio de acondicionar su auto para el transporte de dinero de Salta a esa ciudad, a lo cual accedió. Con ello, deslindó de responsabilidades a Figari y Saracho.

La coartada, sin dudas, fue descartada por el juez, quien la desechó con las numerosas pruebas existentes respecto al trato que mantuvo con Saracho para el transporte de la droga y el acondicionamiento de la misma en su automóvil.

En vista de ello, el juez resolvió procesar a López por el delito de transporte de estupefaciente, por el cual la Ley 23.737 establece una pena de 4 a 15 años de prisión. Asimismo, Bavio dispuso el sobreseimiento de Figari.

Si bien su relación con su primo, se tornó distante luego que este accediera a ser una pieza en el ataque judicial que inició el gobernador, Juan Manuel Urtubey, contra el senador nacional con denuncias por hechos de corrupción con tierras de Estado, donde López apareció como un denunciante del ex gobernador, se pudo saber que el ex gobernador se habría preocupado por su primo. Al menos, eso se pensó.

Una alta fuente de la justicia federal confirmó que el ex gobernador habría realizado contacto con un conocido camarista, quien subió al primer piso con el recado que había recibido. El mismo apuntaba más que nada a saber “hasta dónde llegaba la investigación”.

nuevodiariosalta-com.ar