Aun no pueden volver a sus hogares los 400 evacuados

Interior

Tras el cese de alerta meteorológica en el departamento de Anta, empezó la fase de relevamiento de la situación.

En ese contexto, el Comité Permanente de Emergencia, brindó asistencia alimentaria y contención a los desplazados, tras las precipitaciones que superaron los  475 mm, y que afectó a Apolinario Saravia, General Pizarro y Luis Burela.

La asistencia fue para más de 400 personas evacuadas, que aun seguirán sin volver a sus hogares .

Con el descenso de las aguas y el cese del alerta meteorológico, se inició al relevamiento de las casas afectadas, para verificar el estado de los inmuebles, las pérdidas materiales, y luego avanzar con el proceso de limpieza y posterior regreso a casa de los damnificados.

En la jornada de ayer, la ministra de Asuntos Indígenas y Bienestar Social, Edith Cruz supervisó el operativo, recorriendo los alojamientos de evacuados y los Centros de Acopio de Recursos para la Emegencia, donde se concentraron los elementos de contención como colchones, frazadas, sábanas, agua, víveres secos y módulos alimentarios.

Los evacuados todavía  se encuentran alojados en el Complejo Deportivo de Apolinario Saravia y las escuelas 4.519 y 4.178, y una iglesia evangélica; en el Complejo Deportivo, el salón Cultural y barrio 10 de Viviendas, de Luis Burela. Mientras que en Pizarro, los desplazados se alojaron en un salón comunitario.

Temporal en Vespucio

En tanto que a causa del temporal que afectó la localidad de Campamento Vespucio, desde el ministerio de Asuntos Indígenas se realizó el envío de elementos de contención para las familias damnificadas por la voladura del techo de sus casas a causa del viento.

Se remitieron chapas y elementos de primera necesidad para que los afectados iniciaran la reparación de los techos y además se constituyó un centro de evacuados para la evacuación voluntaria de los damnificados, que fue ocupado por 34 personas afectadas.

Sobre el evento climatólógico y sus efectos, se refirió el intendente de Mosconi, Isidro Ruarte, en diálogo con Nuevo Diario. En primer lugar explicó que los daños por los granizos y los vientos huracanados se registraron en Campamento Vespucio, pero que la zona se encontraba despejada de árboles caídos “en su mayoría añosos y de gran porte, por pertenecer a la zona de yungas”, detalló Ruarte.

Además señaló que en estos operativos participaron 150 personas, agradeciendo la colaboracion de los Municipios vecinos de Tartagal y Ballivian, como también de las empresas petroleras de la zona.

En cuanto a los servicios de energía eléctrica que se vieron interrumpidos por la caída de postes, el jefe comunal informó que se encontraban normalizados, no así el agua, que presentaba algunos cortes.

El intendente advirtió que si bien hubo importantes daños materiales, las familias se negaron a evacuar sus hogares.

“En estos momentos (por ayer) no hay amenazas de lluvias, y lo del viento huracanado, fue un fenómeno inusual que no se daba en esta zona desde hace por lo menos 30 años”, finalizó el intendente.

Las lluvias anegaron varias lugares en Coronel Solá

El Comité Permanente de Emergencia monitoréa el municipio de Coronel Juan Sola, en el área entre Los Blancos y Fortín Dragones; ante anegamientos producidos por una intensa lluvia de 200 milímetros, para coordinar el envío de elementos de contención y la posibilidad de constituir centros de evacuados antes nuevas evacuaciones.

Personal policial traslado a 13 personas de los parajes Palo Santo y El Ciénego, hacia casas de sus familiares en Los Blancos. Además, en coordinación con el Comité Operativo de Emergencia de Coronel Juan Solá, se brindó contención alimentaria con el envío de módulos a la comunidad Km 92, afectada por las precipitaciones. Defensa Civil se encuentra en el lugar, relevando las zonas afectadas, el funcionamiento de canales, represas, así como los sitios que pudieran verse afectados.

Desde el organismo explicaron que se trata de un operativo que recorre cada casa damnificada por el evento climático. Esta atención permite tener un detalle de la situación de cada familia, para evaluar a posterior la asistencia que se le brindará, además de controlar “a quienes puedan tener otras intenciones”.

Entre las personas trasladadas se encontraba una mujer con discapacidad auditiva, que fue derivada para que le realizaran los controles de salud correspondientes en los establecimientos de la zona.

fuente: nuevodiariosalta.com.ar