El paro es total en los trenes; taxis, colectivos y la mayoría de las líneas de subte dan servicio

A las cero de hoy arrancó el segundo paro nacional en lo que va del año -el anterior fue hace sólo cinco meses atrás (el 10 de abril)- lanzado por las CGT que conducen Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, junto con la CTA de Pablo Micheli, y la tercera huelga general durante la gestión de la presidente Cristina Kirchner y en repudio a sus políticas, que llevaron en los últimos tiempos a un parate de la economía, con recesión, incesante inflación y despidos.

En rigor, la medida de fuerza empezó bastante antes de la medianoche, cuando los camiones que recolectan la basura se quedaron en los garajes y no salieron después de las 22 de anoche. También a esa hora finalizaba la recarga de combustible en las estaciones de servicio.

A las 23, en tanto, salían los últimos trenes de la Capital Federal hacia los distritos de la Provincia, y pasadas las 22:30 hacían lo propio los subtes, que hoy no arrancaron con un normal funcionamiento.

El estado del transporte

Subtes: sólo iniciaron sus servicios las líneas E y H; en el caso de la D, inicialmente tenía “un recorrido limitado entre Catedral y José Hernández”, pero luego se normalizó. La A y la C estuvieron interrumpidas hasta las 7:20, cuando comenzaron a circular; de todos modos, en la mayoría se registran demoras. La B es la única que no funciona“por problemas con el personal”, informa Metrovías. El Premetro no anda.

Trenes: todas las líneas adhieren a la medida de fuerza. Tal como estaba previsto, a las 3, cuando debía comenzar a circular la primera formación de la línea San Martín, por ejemplo, nunca salió.

Colectivos: la mayoría presta servicio normalmente, aunque algunas empresas sufren falta de personal y por momentos (al menos a primera hora de la mañana) la frecuencia es menor que la habitual. En zona de Constitución se observa que la actividad está reducida. Las líneas 60, 104, 106, 112 y 165 se sumaron a la huelga. En la 112 y la 501 decidieron no trabajar tras recibir algunas amenazas.

Taxis: los choferes no se sumaron al paro y recorren las calles como todos los días, aunque la oferta es menor y por eso se ven menos vehículos en la ciudad de Buenos Aires.

Vuelos: el paro es total en los de cabotaje; sólo se atienden los internacionales, pero se registran importantes demoras.