Ordenaron la detención del ex juez federal Lona por la causa Palomitas

El juez federal Fernando Poviña, ordenó ayer “la inmediata detención” del ex juez federal de Salta, Ricardo Lona, por considerarlo “cómplice primario” de la matanza de 11 detenidos políticos conocida como la Masacre de Palomitas.

 

El magistrado tomó la determinación de ampliar la prisión preventiva luego de considerar que el ex juez es, “prima facie, penalmente responsable del delito de homicidio doblemente calificado con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de cómplice primario”, en 11 hechos, por la Masacre cometida el 6 de julio de 1976 cerca del paraje Palomitas, sobre la ruta nacional 34, unos 50 kilómetros al sur de la ciudad de Salta.

Con el fin de posibilitar la detención, Poviña ordenó también el allanamiento de la casa de Lona en la pequeña localidad de La Merced Chica, en el departamento Rosario de Lerma. Para esta tarea encomendó al jefe de la Delegación Salta de la Policía Federal, el comisario Fernando Chain, con la colaboración del jefe de la Federal en Jujuy, comisario Daniel Alejandro Mattarucco.

Fuentes judiciales informaron que los federales detuvieron al ex juez en horas de la tarde,  sin embargo, al final lo dejaron en su casa debido a que sufrió una descompensación, precisó la abogada Tania Kiriaco. La avanzada edad de Lona fue contemplada en la resolución de Poviña, quien previó que se le practique un examen médico y se constate su estado de salud.

Es de esperar que haya una extensa discusión sobre la prisión preventiva, porque en los años que lleva involucrado en causas por delitos de lesa humanidad, Lona ha hecho gala de una batería de recursos procesales para empantanar estos procesos. Poviña también trabó embargo por 2 millones de pesos sobre los bienes de Lona, con el “fin de garantizar eventuales indemnizaciones civiles y costas procesales”.

La resolución del juez tucumano, que subroga un Juzgado en Jujuy y en esta calidad interviene en las causas contra Lona, fue celebrada ayer por abogados, familiares y militantes de derechos humanos. En ese marco, hubo un recuerdo especial para Lucrecia Barquet y Coca Gallardo impulsoras de las acusaciones contra el ex magistrado. Ambas están fallecidas. “Esto es la materialización de una cuestión procesal largamente solicitada y esperada”, sintetizó la abogada querellante Susana Aramayo.

Poviña también investiga a Lona en relación a la Causa Ragone. Además el ex juez está sospechado de haber incurrido en delitos en relación a una larga lista de víctimas del terrorismo estatal.