Estranguló a su mujer en un baldío de Scalabrini Ortiz

Locales Nacionales

Angela Inés Alderete, de 22 años, murió a manos de su marido, quien fue detenido en la madrugada. Dejó huérfanos a dos niños.

Los vecinos del barrio Scalabrini Ortiz no pudieron evitar que Angela Inés Alderete muera a manos de su marido en un terreno baldío, a pesar de haber escuchado los pedidos de auxilio de la joven que estaba siendo estrangulada, en la calle Mar Amarillo, el sábado pasadas las 23.
Los habitantes de la cuadra salieron alertados por los alaridos de la chica y, a pesar de que la zona está poco iluminada, vieron salir de entre los pastizales a un hombre con el torso desnudo que, indiferente a la mirada de los vecinos, siguió caminando sin mirar atrás.
Asustados, quienes vieron al hombre se fueron acercando poco a poco al terreno y entre los pastos encontraron a la joven, que tenía el rostro ensangrentada, estaba semidesnuda y sin signos vitales.
Desesperados, llamaron al 911 y explicaron la situación, luego la cuadra se llenó de policías e investigadores, que identificaron a la chica como Angela Inés Alderete, de 20 años, quien vivía en el barrio Siglo XXI.
La Justicia ordenó que los peritajes sean realizados por especialistas del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), que trabajaron en el lugar. Los investigadores lograron conseguir las características del sospechoso luego de hablar con los vecinos de la cuadra y, ya entrada la madrugada, lograron detener a un hombre de 33 años, quien sería el responsable del espantoso asesinato, en Finca Independencia. El sospechoso permanece detenido en la Alcaidía Judicial.
Luego de realizar la autopsia, se supo que la causa de muerte de Inés fue asfixia mecánica por estrangulamiento; además, la joven era madre de dos niños.
El Tribuno fue hasta el lugar de la tragedia y pudo corroborar que el lugar está aislado, con muy poca iluminación, y el cuerpo de la joven fue encontrado al final de una estrecha calle que divide dos empresas, a la cual los vecinos caracterizan como el lugar de “los piperos”.

Prostitución y drogas

Los vecinos del barrio Scalabrini Ortiz denunciaron que la calle Mar Amarillo, donde ocurrió el escalofriante asesinato, es el escenario de la droga y la prostitución.
“Muchas veces vimos a la chica que asesinaron, pasaba horas en el callejón, donde sospechamos que tal vez se dedicaba a la vida nocturna como muchas chicas lo hacen en esa calle”, manifestaron vecinos del barrio.
Remiseros de la zona y dueños de comercios explicaron a este diario que la calle, al estar abandonada, sin luz y al ser poco transitada, es un lugar donde habitualmente se ve a muchos jóvenes drogándose.

“Muchos van a comprar y otros consumen ahí. Es muy doloroso verlos en ese estado. A la chica la vimos en ese lugar. A veces tocaba timbres pidiendo agua”, explicaron.
Se trata de un barrio muy inseguro

Luego de que las calles del barrio Scalabrini Ortiz vuelven a ser el escenario de un homicidio, los vecinos manifestaron que toda la zona es muy insegura, “estamos rodeados por motochorros”, explicaron los vecinos a este medio.
Desesperados, dijeron que los chicos en motos acechan las calles arrebatando carteras y mochilas. “Esperan a las jovencitas en la parada de colectivos para quitarles sus mochilas cuando vuelven del colegio”.
Varios manifestaron que la situación es insostenible y que están “presos en sus propias casas”, ya que temen ser asaltados.

Dolor y silencio
El Tribuno supo que la causa de muerte fue asfixia mecánica por estrangulamiento.
El cuerpo de Angela Inés Alderete fue entregado a sus familiares al mediodía.
Su marido, un hombre de 33 años, está detenido en la Alcaidía Judicial. Ella tenía dos hijos.