La “fazenda de Potrero de Linares” funcionará a partir de diciembre

El arzobispo de Salta, monseñor Mario Cargnello anunció ayer que el 6 de diciembre en Potrero de Linares comenzará a funcionar la comunidad terapéutica “Fazenda da Esperanza”, para la recuperación de jóvenes químicos-dependientes.

 Sin embargo para su puesta en marcha se requiere de la donación de insumos para equiparla, desde cama hasta utensillos de cocina, los que serán recibidos en la Curia.

Fazenda da Esperanza o Familia de la Esperanza es una asociación de fieles reconocida por la grey católica, y en Salta llevará el nombre de  “Papa Benito XVI”. Será la número 100 del mundo y la novena del país. Según sus propios datos estadísticos, el 80% de las personas terminan el tratamiento y entre el 10 y 15% reincide en las adicciones.

La fazenda de Potrero de Linares en sus inicios sólo tendrá capacidad para albergar a 16 personas de 15 años en adelante. Con el tiempo y a medida que vaya ampliando su capacidad podrá contener hasta cien personas. El equipo terapéutico estará a cargo de Domicio Queiroz, un adicto recuperado, y contará con la guía espiritual del padre Carlos Gamboa. El tratamiento dura un año.

Cargnello indicó que “era necesario hacer algo como iglesia, donde nos comprometiéramos de una forma más coordinada y sostenida. Cuando me tocó ir a Aparecida, el Papa Benedicto visitó a los chicos de una de las Fazendas de Brasil; después los chicos vinieron al Santuario y compartieron con nosotros una celebración y vi cómo esos jóvenes se fueron librando de las dependencias y traté que ese sea el servicio que pudiéramos ofrecer en nuestra Arquidiócesis”.