Los votos no le alcanzaron al kirchnerismo y quedó como tercera fuerza en la Ciudad

La derrota no tuvo lugar en el discurso del Frente para la Victoria (FPV). Los funcionarios que desfilaron por el búnker en el centro porteño se mostraron optimistas hasta último momento porque se proyectaban como segunda fuerza en la ciudad de Buenos Aires. Pero los números revirtieron las proyecciones. La sumatoria de votos entre los siete precandidatos por el kirchnerismo no fue suficiente y el frente electoral ECO los desplazó al tercer puesto en la ciudad de Buenos Aires.

Sin datos oficiales del Tribunal Superior de Justicia porteño hasta las 10 de la noche, los precandidatos y miembros del Gabinete nacional aún se mostraban esperanzados. La preocupación inicial era que Martín Lousteau (ECO) superara en porcentaje a Mariano Recalde, pero aún sostenían que el kirchnerismo cumplió con su meta de “recuperar el segundo lugar” en la ciudad. “Estamos cinco puntos arriba del tercero”, se entusiasmó desde temprano el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

“Parece ser un resultado muy bueno”, se sumó Florencio Randazzo, ministro del Interior y Transporte.
El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, también se jugó antes de tiempo al decir que “el FPV fue la segunda fuerza más elegida en la ciudad de Buenos Aires”, y adhirió en que fue una “extraordinaria elección”. “No me quedan dudas de que vamos a ganar en la general”, anticipó.

La meta era posicionarse en el segundo lugar desde el discurso, pero sin un resultado seguro, el presidente de Aerolíneas Argentinas evitó mencionar ese dato en el discurso. A pesar de que no llegaron al 20% de los votos, el festejo se hizo lugar con cánticos de simpatizantes que fueron copando el salón principal del hotel.