Caruso: “Desde su habitual desconocimiento, el PO quería obligar a los salteños a pagar un porcentaje de multa innecesario”

Circular sin chapa patente, o sin carnet de conducir, o sin seguro contra terceros, o sin certificado de Revisión Técnica Vehicular o sin cédula verde o azul constituye, entre otras, una falta grave a la normativa vigente.
En caso de ser detectada tamaña irregularidad, los inspectores de la Secretaría de Tránsito y Seguridad Vial deben proceder a la retención del vehículo y a labrar un acta en donde quede constancia del incumplimiento a la normativa vigente.
En este sentido, concejales del Partido Obrero habían propuesto que se permitiera a los infractores retirar sus medios de movilidad de los canchones municipales habiendo abonado sólo un 20% del total de la multa.
Esa iniciativa fue primero aprobada por el cuerpo deliberativo, luego vetada por el Departamento Ejecutivo y finalmente desestimada por ediles capitalinos.
Es que, según las normas vigentes, ante el sólo descargo del infractor y la presentación de la documentación faltante al momento del control, se puede retirar el vehículo retenido sin haber abonado dinero alguno al Tribunal de Faltas.
Al respecto, el secretario de Tránsito y Seguridad Vial de la Municipalidad, Carlos Caruso, concluyó que “desde su habitual desconocimiento, el PO quería obligar a los salteños a pagar un porcentaje de multa innecesario”.
Por su parte, el presidente del Tribunal de Faltas, Ricardo Núñez, consideró que la iniciativa de los concejales obreros “atenta contra toda seguridad jurídica de quienes sí cumplen con la documentación exigida para circular y con la de potenciales víctimas, fatales o no, de accidentes viales”.
Es que, según coincidieron ambos funcionarios, circular sin este tipo de documentación constituye una falta grave que pone en riesgo a toda la comunidad.
Vale destacar que, según aportaron Caruso y Núñez, los vehículos que van parar al canchón son aquellos cuyos conductores no pudieron acreditar titularidad fehaciente.

Cómo proceder

Puede suceder que el conductor de un vehículo no lleve consigo la documentación requerida por el inspector de tránsito al momento del control.

Si quien conduce olvidó su carnet, pero va acompañado por alguien que sí lo tiene en su poder, puede ceder la responsabilidad de manejo sin que se retenga el vehículo, aunque sí es pasible de ser sancionado.
Si quien conduce lo hace en absoluta irregularidad al momento del control de tránsito, se retiene el vehículo y se labra el acta de infracción, aunque luego quien cometió la infracción puede subsanarla presentando la documentación requerida ante el Tribunal de Faltas. Allí obtendrá un oficio de liberación con el que podrá retirar el automotor del canchón municipal en el que se encuentre, aunque tendrá un plazo de 5 días para abonar la multa. En caso de que eso no suceda se procederá a la ejecución judicial con todos los costos que ello implica para quien cometió una falta considerada grave.