El Gobierno se mete en la pulseada con las tarjetas

Nacionales Pacifico

El Gobierno se metió ahora en la pelea por los costos de las tarjetas de créditos. La Comisión Nacional de la Competencia (CNDC) impulsó una investigación por abuso de posición dominante contra la empresa Prisma, que controla a Visa en Argentina. Según el ente estatal, los 14 bancos que son accionistas de Prisma (Galicia, Santander, Macro, Francés, Citi, Itaú, HSBC, ICBC, Comafi, Santa Fe, Patagonia, Nación, Ciudad y Provincia habrían incurrido en cartelización.

La falta de competencia, según el titular del organismo, Esteban Greco, generó una alta tasa de comisiones que cobran las tarjeta de crédito y los bancos por el uso de los plásticos. Las multas por violar la ley de defensa de la competencia ascienden a 150 millones de pesos.

La reacción oficial se da luego de que obtuviera medio dictamen en el Senado el proyecto de ley que persigue una drástica reducción de los aranceles que les cobran a los comercios que aceptan los plásticos como medios de pago.

Ese proyecto es respaldado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa y busca bajar del 3% al 1,5% el arancel que se cobra por las operaciones con tarjeta de crédito y del 1,5% a 0% el arancel por el uso de tarjetas de débito.

En la CNDC , no creen que “tocar las comisiones sea la solución. Hay que cambiar la estructura del mercado”, sostuvo Greco. en una conferencia de prensa acompañado por el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

Según explicaron los funcionarios, la intención es que los comercios no paguen tasas, ni trasladen a los consumidores el costo del uso de plásticos y que reciban el monto de la operación de una sola vez. Hoy la compra en cuotas implica para los comercios un descuento por la financiación que muchos comerciantes trasladan al precio de los productos.

“Prisma es la única empresa que puede ofrecer Visa a los comercios, con lo cual no tienen otra empresa con quien negociar condiciones”, explicó Greco.

La sociedad integrada por los bancos líderes se conformó en 2014, pero desde 2013, según explicaron a Clarín desde el la CNDC, comenzó la centralización del financiamiento y la fijación de tasas de interés en el pago con cuotas.

Aunque los bancos deberían competir por las tasas de interés y las opciones de financiación, se unieron a Prisma y conformaron, según la CNDC, una tasa única. Y según la hipótesis oficial, el mecanismo redunda en costos elevados que paga el consumidor.

Para Greco, los facilitadores de pago, como Mercado Pago o PayU tienen dificultades para para ingresar al mercado con dispositivos que lean tarjetas como Visa, Mastercard y American Express. “No pueden procesar por si mismos o procesadores contratados por ellos distintos de Prisma”, dijo .

“El piso de comisiones que debe abonar por el uso de los servicios de Prisma es del 3 por ciento y el 95% de ese porcentaje son ingresos directos para esa compañía”, añadió.

Visa lidera actualmente el mercado de medios de pago electrónicos con el 58% de participación, seguida por MasterCard con el 11%, American Express con el 10% y Tarjeta Naranja con el 9% “Trabajar sobre el valor de las comisiones y bajarlas por ley es un error”, dijo Greco.

Además de impulsar la denuncia, cuyo sumario deberá labrar la Secretaría de Comercio, desde la CNDC afirmaron que sugerirán cambios en las regulaciones del BCRA para que haya más competidores e impulsarán cambios en la ley de defensa de la competencia, para endurecer las multas y penalidades.

“Creemos que con estas medidas habrá bancos que hoy no son parte de Prisma que ofrecerán alternativas”, dijo el titular de la CNDC. “Bajar barreras de entrada a nuevos competidores, que va a generar baja de costos en comercios minoristas y en mejores precios a los consumidores”, dijo el funcionario.

clarin.com