Tragedia de los Gendarmes: Familiares piden investigar a los jefes

Locales Pacifico

Se manifestaron ayer frente a los tribunales federales de Salta. El reclamo es que se investigue la cadena de mando, entre ellos al actual jefe de Gendarmería Nacional, Gerardo Otero.

Son familiares de los 43 gendarmes fallecidos el 14 de diciembre del año pasado que volcaron el micro en el que viajaban, en la Ruta 34, recordó el Nuevo Diario.

En la causa están imputados dos ex jefes del Destacamento Móvil 5 de Gendarmería, Ricardo Villasanti y Juan Carlos Germán, por los delitos de negligencia e incumplimiento de los deberes de funcionario público, pero los familiares entienden que hay una línea de responsabilidades desde arriba, dado que los gendarmes fueron movilizados de manera urgente por orden de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Así lo aseguró ayer Luis Ruíz, hermano de Sergio Gallardo, uno de los 43 gendarmes que fallecieron en el siniestro vial, ocurrido en la ruta nacional 34 a unos 15 kilómetros de Rosario de la Frontera. Ruíz dijo a Nuevo Diario que la manifestación se hizo para pedir que “se aceleren los trámites de la Justicia, porque ninguno de los imputados está detenido”.

“A algunos por robarse una manzanita les dan prisión, acá los altos jefes están libres”, a pesar de que se probó que las ruedas que tenía el colectivo eran de 2007, “repodridas, recapadas, cuando la Ley de tránsito nacional prohíbe a los medios de transporte transitar con ruedas recapadas”, sostuvo.

La causa está radicada en el Juzgado Federal N° 1, a cargo del juez Julio Leonardo Bavio, quien ayer recibió a cuatro representantes de los familiares, entre ellos Ruíz. Los familiares sostienen que hay responsabilidad penal de “los jefes”, porque, “obedeciendo una orden de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y del Presidente (…), obligaron” a gendarmes, que estaban incluso de licencia, a presentarse de manera urgente para reunir un contingente de 150 efectivos y movilizarlos a Jujuy.

Ruíz añadió que en el caso del Móvil 5, debieron preparar la partida con muy poco tiempo: “En tres horas no se puede preparar un micro, y ese micro por varias razones no podía salir a ningún lado”, aseguró. Afirmó que el colectivo era de 2008 y tenía gomas de 2007, y “la que reventó (y provocó el vuelco) era una goma recapada”.

Ruíz, para quien “el delito se sigue encubriendo porque esto no sale en los medios nacionales”, aseguró que hay pruebas de las malas condiciones de los vehículos de Gendarmería, recordando en tal sentido dos videos difundidos en las redes sociales que muestran a gendarmes cargando cubiertas viejas.

De hecho, en la imputación realizada por el fiscal federal Ricardo Toranzos, se sostiene como causa principal del siniestro el mal estado del neumático delantero derecho, que habría estallado y generado el despiste del colectivo.

De igual manera, recordó la denuncia que presentó en septiembre pasado el comandante principal Antonio Roberto Cidade, que acusa a la cúpula de Gendarmería por malversación de fondos públicos, negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública y fraude, entre otros delitos. Entre los hechos denunciados se enumera una compra fraudulenta de neumáticos.
informatesalta