Senadores salteños coincidieron en la necesidad de buscar consenso para aprobar Ganancias

Rodolfo Urtubey afirmó que el Senado “ingresó en un camino de racionalidad” y Juan Carlos Romero sostuvo que el impuesto “es pésimo”.

El senador del FpV-PJ, Rodolfo Urtubey, fue una de las piezas claves para que el proyecto que había aprobado Diputados modificando el Impuesto a las Ganancias no prosperara en el Senado. Con el argumento de que ese proyecto iba a desfinanciar la provincia y el rechazo a que se vuelva a cobrar retenciones a las mineras, Urtubey no firmó el dictamen de su bloque y estuvo al borde de ser expulsado de esa fuerza. “Tuvimos muchos problemas dentro del bloque”, sostuvo.

El legislador señaló que cuando empezó esta historia, “yo planteé públicamente que al proyecto de Diputados había que hacerle modificaciones y eso provocó un debate en el bloque. Hubo senadores que se exacerbaron demasiado y generó problemas internos”.

Y agregó: “Intentaron sacar dictamen, pero yo presenté un dictamen diferente al que ya tenía media sanción y eso fue determinante para no llevar la ley a recinto. Juan Manuel (Urtubey) tuvo un protagonismo muy importante para hacer frenar esa iniciativa por su exposición en el Senado y el acuerdo con varios de los gobernadores”.

Rodolfo Urtubey dijo que primero sufrió “el embate de todo el bloque “y, después que se produce el llamado al diálogo, por parte del Gobierno, “casi todo el bloque acepta nuestra postura, salvo el ultrakirchnerismo, que ahora es la minoría. Hay una reacción violenta de ellos, que no están acostumbrados a perder. Nos acusaron a mí y al jefe de bloque de haber pactado con el Gobierno y no es así. Hice punta y terminó armándose algo parecido a lo que planteábamos nosotros. La Cámara ingresó en un camino de racionalidad”.

En relación al proyecto, una tercera posición entre Gobierno y oposición, sostuvo que “elaboramos un proyecto con el equipo económico de Salta y con Fernando Yarade. La idea era mejorar un poco la propuesta original del Ejecutivo. Le sumamos algunas cosas, como un impuesto a los activos improductivos, que un poco más amplio que el tema de los bienes inmuebles. También cambiamos el tema del juego, porque se planteaba un sistema por cada máquina. Era muy engañoso porque una máquina de Salta factura la enésima parte que una de Buenos Aires. Poner un impuesto nominal igual era absolutamente regresivo”.

Agregó que también se suprime “el tema de las retenciones a la minería y el impuesto al plazo fijo, que no son tasas positivas; poner un impuesto va a desalentar el depósito en los bancos y alentar la comprar de dólares”.

Para Urtubey “es un proyecto más cuidadoso en el tema de las deducciones: el proyecto de Massa no pagaban los de menos de 30 mil, pero tampoco pagaban los que cobran más. La deducción no tenía un tope y se actualizaba con una fórmula polinómica. El proyecto tenía muchos errores técnicos. Nosotros proponemos el sistema tradicional con montos fijos. Con eso las deducciones son personales. La idea era tener un tope de $350 mil por año”.

Aseguró que “para nosotros, para los salteños, era muy complicado si salía el proyecto que llegó de Diputados. Esa era nuestro principal temor porque la íbamos a pasar mal, significaba muchos menos recursos para Salta”.

Por su parte el otro representante de Salta en el Senado de la Nación, Juan Carlos Romero, aseguró que el impuesto a las ganancias “es pésimo” y sostuvo que el proyecto proveniente desde la cámara baja es malo “porque crea un impuesto que no se sabe cómo se va a recaudar”. El legislador del Frente Popular Salteño remarcó su postura contraria al proyecto que cuenta con media sanción e indicó que su discusión se da en un contexto complejo donde “el gobierno nacional no tiene recursos para seguir bajando el impuesto y las provincias no pueden soportar semejante castigo”. “Todos estos años hubo un despilfarro, por parte del gobierno anterior, en el gasto público con el aumento de la estructura del Estado a través de la incorporación de millones de personas en la Nación y las Provincia que hoy deben rasurar y agarrar a más personas con este impuesto”, aseguró. En cuanto al tratamiento del proyecto en el recinto, Romero señaló que toda la tensión política “innecesaria” que se está viviendo en los últimos días del año tiene un final, por el momento, abierto. “La semana próxima pueden suceder tres cosas. Una es llegar a un acuerdo intermedio que satisfaga a las provincias, los sindicatos y el gobierno; de no ser así el justicialismo puede insistir con lo aprobado en Diputados con lo cual el gobierno puede vetar de forma parcial o total; y la otra es que no se llegue a ningún acuerdo y no haya sesión”, vaticinó. Al consultársele por las modificaciones que propuso al proyecto el equipo económico de Salta, el ex gobernador indicó que le pareció un “proyecto razonable”.
Por su parte el otro representante de Salta en el Senado de la Nación, Juan Carlos Romero, aseguró que el Impuesto a las Ganancias “es pésimo” y sostuvo que el proyecto proveniente desde la cámara baja es malo “porque crea un impuesto que no se sabe cómo se va a recaudar”.

El legislador del Frente Popular Salteño remarcó su postura contraria al proyecto que cuenta con media sanción e indicó que su discusión se da en un contexto complejo donde “el gobierno nacional no tiene recursos para seguir bajando el impuesto y las provincias no pueden soportar semejante castigo”. “Todos estos años hubo un despilfarro, por parte del gobierno anterior, en el gasto público con el aumento de la estructura del Estado a través de la incorporación de millones de personas en la Nación y las Provincia que hoy deben rasurar y agarrar a más personas con este impuesto”, aseguró.

En cuanto al tratamiento del proyecto en el recinto, Romero señaló que toda la tensión política “innecesaria” que se está viviendo en los últimos días del año tiene un final, por el momento, abierto. “La semana próxima pueden suceder tres cosas. Una es llegar a un acuerdo intermedio que satisfaga a las provincias, los sindicatos y el gobierno; de no ser así el justicialismo puede insistir con lo aprobado en Diputados con lo cual el gobierno puede vetar de forma parcial o total; y la otra es que no se llegue a ningún acuerdo y no haya sesión”, vaticinó.
Al consultársele por las modificaciones que propuso al proyecto el equipo económico de Salta, el ex gobernador indicó que le pareció un “proyecto razonable”.
lagacetasalta