Los feligreses de la Santa Cruz defendieron al Padre Rosas de las acusaciones

Sociales

Un nuevo escándalo mancha a la Iglesia en Salta. El informe periodístico publicado por el canal Todo Noticias reveló que dos denuncias penales recayeron sobre el padre Agustín Rosas, al capellán de la Iglesia de la Santa Cruz. En esas denuncias se acusa al sacerdote de haber abusado sexualmente de un adolecente y de una ex monja, como así también de haber encubierto otros casos de abusos dentro del Instituto Religioso Discípulos de Jesús de San Juan Bautista.

A las denuncias penales se le suman las acusaciones canónicas que pesan sobre el religioso. Estas imputaciones provocaron que en agosto de 2015 el Vaticano designó a un comisario canónico para analizar las 25 denuncias recibidas por canales eclesiásticos de miembros de la comunidad sobre las irregularidades dentro de la congregación que encabezaba.

Pese a estar bajo el ojo de la Justicia y el Vaticano, Rosas es respaldado por sus feligreses que no solo lo consideran inocente sino también una persona distinta al resto “que tiene a Dios adentro” expresó Dionisia, una mujer que vende alimentos en la puerta de la parroquia.

Pero a su voz se le suman la de otra decena de fieles que ayer salieron atónitos y asombrados de la misa de las 20. Ninguno podía creer, ni cree, en la investigación que se comenzó a difundir por los medios nacionales después de las 18. Gabriel, otro asistente frecuente de la Santa Cruz defendió la inocencia de Rosas y remarcó su don de gente basado en los valores cristianos.
Confiados en la Justicia Divina la feligresía consultada enfatizó que “Dios hará Justicia y que sólo él podrá dilucidar este manto de sospechas que envuelve a la popular iglesia de la capital salteña.
lagacetasalta