Violencia familiar: 10.000 denuncias y solo 30 pulseras

Locales Pacifico

La Provincia no ejecutó el plan para dar dispositivos electrónicos a víctima y agresor. El distrito centro del Poder Judicial sumó en los dos juzgados de Violencia 10.534 expedientes en 2016.
La entrega de pulseras electrónicas (tobilleras) a víctimas y agresores forma parte de un plan piloto de lucha contra la VIOLENCIA FAMILIAR y de género anunciado como una medida de protección en la provincia. Pero, con más de diez mil denuncias registradas en dos juzgados del distrito centro del Poder Judicial durante el 2016, el proyecto incluye solo treinta dispositivos electrónicos.
El año pasado Salta se incorporó al programa de pulseras electrónicas duales (para agresor y víctima) impulsado desde el Ministerio de Justicia y DERECHOS HUMANOS de la Nación. El convenio firmado con el Ministerio de Derechos Humanos y Justicia de la Provincia implicó la provisión de los dispositivos que serían puestos en marcha el año pasado, pero que hasta ahora no se implementaron pese a que la provincia está en emergencia social por los casos de violencia de género.
Lo concreto es que la violencia familiar y de género originó 10.534 expedientes durante el 2016 en los dos juzgados que más DENUNCIAS concentran en la Justicia de Salta. Es el caso de los de Violencia Familiar y de Género de 1ª y 2ª Nominación del Distrito Centro. El tribunal a cargo de la jueza Noemí Valdez tramitó 5.258 denuncias, mientras que el que se encuentra a cargo de Mónica Naranjo recibió 5.276.
Según lo dispuesto en el acuerdo con la Nación, las pulseras electrónicas serán asignadas por los jueces de Violencia o fiscales cuando lo consideren necesario.
Hasta el momento se conoce poco sobre el listado de posibles participantes del plan piloto y del protocolo que se llevará a cabo.
Tanto desde el Poder Judicial como desde el Ministerio Público se negaron a dar declaraciones al respecto.
El año pasado hubo en los mismos tribunales de Violencia un total de 3.984 causas terminadas. Son expedientes en los que, luego del dictado de la resolución, no hubo nuevas actuaciones o denuncias de incumplimiento.
LA DISMINUCIÓN
Las 10.534 denuncias de 2016 en Salta surgen de un informe estadístico del Poder Judicial en el que se refleja una disminución de las causas en relación al 2015, que registró 11.068.
La baja en las denuncias no representa necesariamente una disminución de los hechos violencia. Según los especialistas, la reducción puede explicarse desde la fluctuación típica de una problemática social como la violencia. La gravedad de los hechos es un indicador que debe evaluarse por separado.
“El que haya menos denuncias no significa para nada que bajó la violencia. Si lo analizamos desde ese punto, no importa las denuncias que se registraron en enero del año pasado con relación al 2017, porque en este año, en un solo mes, tuvimos cuatro femicidios y uno por confirmar”, dijo a El Tribuno, la directora de la Oficina de Violencia Familiar (Ovif), Amelia Fuentes.
“Es difícil medir la violencia de una manera cuantitativa. Siempre hace falta una valoración cualitativa”, agregó la funcionaria judicial.
La OVIF, con un equipo interdisciplinario para el abordaje de la violencia, es considerada el primer eslabón en la cadena del proceso judicial, ya que es el organismo encargado de recibir las denuncias provenientes de todas las comisarías y delegaciones policiales de la provincia.
Desde enero a septiembre del 2016 ya se habían registrado en los juzgados del distrito centro más de 7.500 denuncias por violencia familiar y de género, con febrero como el mes de mayor cantidad de demandas.
Las causas de violencia están distribuidas en el distrito centro y en el de Orán, Tartagal y Circunscripción Sur, Metán.
Lo juzgados especializados fueron creados por la ley 7.857 a raíz de la declaración de la emergencia provincial, y comenzaron a funcionar en 2014 con una importante cantidad de causas desde los primeros días.
eltribuno.info