Los carreros prometen dejar el oficio a cambio de trabajo digno

Los trabajadores que se opusieron al censo lanzado por la Municipalidad afirmaron que podrían remplazar la tracción a sangre por camionetas.

En la ciudad de Salta, la situación de los carreros no encuentra solución. Para erradicar la tracción a sangre, la Municipalidad de Salta lanzó un censo que persigue el objetivo de conocer la cantidad y la realidad de los trabajadores que se desempeñan en este sector. Pero la Agrupación de Carreros de Salta, que preside Fredy Flores, se negó a la medida y elevó una contrapropuesta donde prometen dejar los caballos y los carros a cambio de un puesto de trabajo digno, en el mes de agosto.
En diálogo con LA GACETA, el dirigente gremial afirmó que la propuesta surgió como consecuencia de una asamblea en la que los carreros decidieron solicitar 200 camionetas, modelo 2000 en adelante, para reconvertir el oficio. “En la Asamblea Legislativa, Gustavo Sáenz dijo que a la ciudad de Salta entraron mil millones de pesos, y con esta cantidad de vehículos solo estamos pidiendo el 1,4% de los ingresos. Queremos soluciones, no queremos subsidios ni planes”, afirmó Flores.
El referente de más de 700 carreros que se desempeñan en la ciudad de Salta, explicó que la idea contempla la adquisición de los vehículos con una subvención del gobierno municipal, igual al 50% del valor del vehículo, mientras que el porcentaje restante sería pagado por los trabajadores a través de créditos blandos. “Con las camionetas desempeñaríamos un trabajo similar al que hacemos ahora e incluso podríamos ampliar nuestros servicios”, puntualizó.
Flores aseguró también que en los próximos días invitarán al intendente capitalino para participar de una nueva asamblea, “donde se firme un convenio para que esto no quede en letra muerta”. Además se mostró confiado de que la gestión municipal acepte esta oferta y aseguró que en caso de negarse, el espacio político que encabeza Sáenz “mostrará su soberbia”.
Consultado por el censo que arrancó ayer con la colaboración de la facultad de Veterinaria de la Universidad Católica de Salta, el referente afirmó que los 30 carreros que se censaron no forman parte de la agrupación que los nuclea. “Es gente inescrupulosa que quiere lucrar con los carreros”, enfatizó.