Paritarias: el planteo de los gremios es llegar a un 24% anual

En pocas semanas se abre la negociación y la discusión empieza a instalarse. Los sectores apuntan a cubrir la inflación porque el salario quedará congelado hasta febrero de 2018.

Se acerca el segundo semestre y en pocas semanas será el momento de reabrir la discusión con una nueva paritaria salarial. Después del 16% acordado para la primera mitad del año, los gremios salen al cruce del gobierno provincial desde donde afirmaron que hoy los empleados le vienen ganando a la inflación. Los gremios apuestan a recuperar el poder adquisitivo y no olvidan los datos de inflación interanual.
Los gremios aseguran que será una negociación distinta por el escenario político y las elecciones legislativas que se aproximan entre la danza de precandidatos de todos los sectores. Saben que están bajo la responsabilidad de sellar los acuerdos para todos los empleados provinciales y, en ese contexto, dicen que es una buena posibilidad para lograr un acuerdo que haga frente a los índices inflacionarios y las constantes subas de productos, impuestos y servicios.
Mientras planean sus estrategias previo a sentarse a discutir el porcentaje salarial, dialogaron con LA GACETA, contaron sus expectativas y anticiparon cuál es el porcentaje por el que irán.
Según Eloy Vidal Alcalá, representante de AMET, los gremios saben que será una negociación difícil donde hay que analizar el contexto. “El Gobierno Nacional va reconociendo que se equivocó cuando anunció que este año la inflación bajaría y sería del 18%, estamos acostumbrados a las idas y vueltas y claramente este año la inflación estará por encima de ese número”, expresó.
“El acuerdo del 16% alcanzado en febrero no cubre la inflación interanual y ese es el número que hay mirar”, dijo el dirigente insistiendo en que la negociación apuntará a recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores y mejorar las condiciones laborales de los docentes.
Desde Sitepsa, Bernardino Ávila, apuntó que, evidentemente, las medidas económicas del Gobierno, la suba de los impuestos, los valores de la canasta básica familiar y el Impuesto a las Ganancias siguen golpeando los bolsillos de los docentes. “El aumento otorgado en febrero se está licuando”, indicó y además, coincidió con Alcalá al afirmar que la discusión se centrará en recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores, pero tomando la suba interanual.
“Vamos a ir con la propuesta de revalorizar el salario porque después de acordar el nuevo aumento recién en febrero volveremos a discutir una nueva actualización salarial”, dice.
Por otro lado, Juan Arroyo (ATE) entiende que el reclamo es el cambio del modelo económico que propone el gobierno nacional y que en Salta es aplicado. “Cuando el trabajador va a al súper se encuentra que su sueldo no alcanza para cubrir la canasta básica. Estamos sobreviviendo, no hay consumo”, analiza.
Porcentaje y pedidos
En la víspera de las reuniones intergremios, los representantes de algunos sectores cuenta que el porcentaje salarial mira hacia la inflación interanual. Sostienen que el 16% acordado para el primer semestre está siendo alcanzado por los niveles de inflación.
Alcalá anticipa que apuntará a un acuerdo del 24 o 25% anual, es decir un incremento que ronde el 8 o 9% para la segunda mitad del año. Sus pares coinciden con este número argumentado que se debe recuperar el salario de los trabajadores desde el año pasado con altos niveles inflacionarios y poca apuesta a obras de infraestructura y reducción del presupuesto educativo, dicen.
Además anticipan que plantearán la necesidad de acordar, de una vez por todas, una paritaria técnica, discutir y garantizar la apertura de cargos, el llamado a concursos, obras de infraestructura y otros insumos.
La discusión en un escenario electoral
Las elecciones legislativas del segundo semestre proponen un escenario distinto de negociación salarial, al menos así lo afirman los gremios. Si bien dicen que representan sectores alejados de la política, el porcentaje que puedan acordar sin dudas está enmarcado entre campañas y posicionamiento de figuras y precandidatos.
En ese sentido, según Alcalá, el Gobierno tiene que ser realista con lo que plantea y ver la necesidad de los trabajadores, “si lo logra a todos nos irá bien pero debe agudizar el ingenio para llevar tranquilidad a los trabajadores”.
“A nosotros nos queda la esperanza de que el Gobierno demuestre que está a la altura de la negociación, el salario no cubre las necesidades”, opina Ávila mientras que Arroyo sostiene que será una negociación “dura” en la medida que Salta negocie a partir del techo salarial que fija la Nación.
La mira está en la inflación acumulada
En los últimos días el Jefe de Gabinete, Carlos Parodi, visitó la legislatura provincial y una vez más expuso sobre la situación financiera que atraviesa la provincia. En diálogo con LA GACETA calificó el panorama político como “delicado” y alertó que los niveles de inflación no alcanzarán la meta pautada por el Gobierno Nacional del 17%. A partir de esto dijo que será “dura” la próxima discusión de paritarias con los empleados públicos de la provincia.

Además, Parodi expresó que los empleados hoy le vienen ganando a la inflación, “porque nosotros vamos a llegar al 16% y el primer semestre va a cerrar en el 12%, es decir que le habrán ganado unos puntos”. Los gremios coinciden con el análisis pero dicen que es “engañoso” porque si se toman esos valores, en realidad los trabajadores están ganando un 4% más, “un porcentaje escaso en comparación a los niveles de inflación”, criticó Arroyo.
Según Alcalá hay que tratar de cubrir la pérdida del salario del año pasado y lo que ocurra este año. “Hay que estar al resguardo”, dijo. Por su parte, Ávila entendió que en el primer semestre, las cifras del Indec indican que el salario de los salteños si le gana a la inflación, pero en la interanual se habla de un desfasaje del 27% que no fue recuperado con el incremento que se otorgó en febrero. Además reiteró la importancia de la próxima negociación porque el sueldo de los empleados estatales estará congelado hasta febrero de 2018 cuando se reabra la discusión.
Las reuniones comenzarán en los primeros días de julio, pero la preocupación ya empieza a sentirse de uno y otro lado de la mesa antes de reunirse en Casa de Gobierno.
lagacetasalta.com