Piden que en las escuelas públicas se enseñen todas las religiones y no solo la católica

Locales Pacifico

El próximo 16 de agosto se realizará la audiencia pública convocada por la Corte Suprema de Justicia.
El próximo 16 de agosto se realizará la audiencia pública por la enseñanza católica en las escuelas estatales salteñas convocada por la Corte Suprema de Justicia. El Tribuno dialogó con referentes de distintos credos que se profesan en la provincia y todos coincidieron en que el espacio curricular debería mantenerse, pero abarcar otras religiones desde el punto de vista histórico y del conocimiento general, rescatándose la transmisión de valores en los niños y niñas.

La causa fue iniciada a partir de un amparo colectivo encabezado por la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) y un grupo de madres contra el Estado provincial y el Ministerio de Educación de Salta. Los demandantes reclaman que se declare la inconstitucionalidad de los decretos y normas que imponen la religión católica como parte de la enseñanza obligatoria en los establecimientos estatales.

Hasta el 14 de julio, organizaciones estatales, civiles y especialistas interesados podrán anotarse en calidad de “amigos del tribunal” (amicus curiae), con el fin de sentar su postura y aportar elementos en el debate judicial. No todos los consultados por este diario van a participar de la convocatoria del máximo tribunal.

El párroco de la Iglesia Ortodoxa en la ciudad, Adolfo Barrionuevo, señaló: “Se tiene que enseñar pero es importante ampliar un poquito el panorama a las religiones que son realmente históricas porque hoy tenemos un sinfín de cultos, hay de todo”.

Como históricas, Barrionuevo se refirió al cristianismo en todas sus formas -desde el protestante, el ortodoxo y el católico-, al judaísmo y al islam. “Desde estas religiones es importante hablar de Dios y creemos que es muy importante que Dios esté presente en la enseñanza; y que no sea solo algo teórico sino vivencial. Para mi sería loco y utópico, es algo que no está pensando en nuestro tiempos pero creemos que la presencia de Dios en las escuelas, en los niños es importante”, destacó el sacerdote ortodoxo, quien confirmó que no asistirá a la audiencia pública.

El pastor evangélico José Luis Perales se manifestó en la misma línea. “El debate no sería no tomar la hora de religión, sino que no se le enseñen cosas puntuales de la doctrina católica. No estamos en contra de que los niños reconozcan valores o que hay un Dios”, dijo.

Perales es la cabeza de la Iglesia Evangélica del Nazareno en barrio Castañares, en la zona norte de la ciudad. El culto se dispersa por todo el mundo y en la Argentina ya tiene siete millones de fieles. Desde la sede central, en el partido de Pilar, sus autoridades o denominados “superintendentes” de la iglesia ya le confirmaron al pastor salteño que sí asistirán a la audiencia pública en el Palacio de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires.

“No somos pocos, por lo que creemos que deberían reconocernos; nuestra participación en la educación es importante”, concluyó Perales.

Más voces

Ernesto Rodríguez, de la Iglesia Mormona en la capital salteña, dijo: “Todos tenemos que estar incluidos”. Señaló que en la hora de religión en las escuelas públicas deberían darse contenidos generales que apunten al aprendizaje de valores y principios, tanto éticos como morales, que están en la Biblia y ayudan a ser mejores personas.
Rodríguez recordó el trabajo que se venía haciendo desde el foro interreligioso que se puso en marcha en la comuna durante la gestión de Miguel Isa y que, tras los cambios en el gobierno, se estancó. “Justamente, representantes de los distintos cultos que hay en Salta estábamos preparando una currícula para presentar ante el Ministerio de Educación, haciendo hincapié en esto, pero quedó ahí. Esperemos que en algún momento se reactive”, contó.
Tanto el pastor Perales como el mormón Rodríguez dijeron que en sus comunidades hay padres que manifestaron su malestar debido a que sus hijos sintieron discriminación en la escuela durante el área de religión.
Suleyman Ernesto Geddes, de la comunidad musulmana en Salta, coincidió con que debe haber una enseñanza histórica de todas las religiones, para que los estudiantes conozcan los distintos credos que existen, así lo expresará en la convocatoria judicial el 16 de agosto.
“Es importante que los chicos en las escuelas aprendan en qué creen principalmente las tres religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el islam, las tres que descienden de Abraham”, señaló el referente musulmán.
La comunidad musulmana que está en Salta desde hace cuatro años brindó charlas en algunas escuelas públicas y privadas, donde pudieron comprobar que los alumnos no tienen ningún tipo de conocimiento sobre el islam.
“No estamos en desacuerdo con que haya una enseñanza católica, sino que proponemos que los chicos conozcan los principales pilares de cada uno de los credos. Por ejemplo, para un argentino que se convierte al islam es increíble cómo el islam venera a Cristo y a la Virgen María y eso es algo que nadie sabe”, dijo.
Por otra parte, agregó: “Uno tiene que saber que en un país donde el credo es católico no puede ir a confrontar, sino que la actitud es acompañar, integrarnos”.
De acuerdo al religioso, la diversidad de credos refleja una realidad concreta en Salta: la falta de espiritualidad centrada en una sola creencia. “Yo he recorrido el país y hay muy pocas, me sobran los dedos de mi mano, para decir en cuantas ciudades se encuentran todos los credos, no pasa en cualquier provincia. Acá tenés sinagogas, catedrales, parroquias, mezquitas, templo ortodoxo y también la creencia de la Virgen del Cerro”, enumeró Ernesto Geddes.
Sobre las experiencias en la escuela, Suleyman contó que hay por lo menos tres niños musulmanes que asisten en la actualidad a establecimientos públicos. “En ese espacio ellos participan de las clases de catecismo que se dan y las maestras nos han permitido, por ejemplo, que llevemos bibliografía para que ellas conozcan y sepan cómo tratar a ese chico”, precisó.

El Partido Obrero se presentará en la audiencia pública

La senadora provincial Gabriela Cerrano y el diputado nacional Pablo López se presentaron en representación del Partido Obrero como “amigos del tribunal” en la causa que padres de niños salteños iniciaron para que cese el dictado de educación religiosa en las escuelas públicas. La presentación fue realizada ante la Corte Suprema de Justicia y cuenta con el patrocinio letrado de Liliana Alaniz, abogada de APEL (Asociación de Profesionales en Lucha).

“Como consecuencia de la enseñanza religiosa se produce una enorme discriminación a los niños que no profesan la religión católica, que deben retirarse de las aulas o aceptar quedarse en ellas para no ser caratulados en el boletín de calificaciones. Pero al inicio de las clases son obligados a participar de los rezos. Todo esto es violatorio de la constitución nacional y los tratados internacionales”, señaló la senadora Cerrano.

La legisladora recordó que el actual gobierno salteño impulsó en la nueva ley de educación (26.206) la obligatoriedad de la educación religiosa, y que “la Corte de Justicia de Salta argumenta que como la gran mayoría de los salteños son católicos, ellos garantizan que puedan acceder a esa educación en la escuela pública, para los que no pueden pagar una privada”.

Al respecto, Cerrano sentenció: “Esto es falso, el Estado financia a la Iglesia Católica, hay parroquias e iglesias en todos los barrios. La escuela pública no puede discriminar a los niños y niñas por sus credos”.

El sector presentó en el Congreso un proyecto para restituir lo planteado en la ley nacional 1.420 de 1884 que establece una educación laica, gratuita y obligatoria.

En 2015, se derogó el artículo 8 que dejaba la instrucción religiosa como optativa y fuera del horario escolar.
eltribuno.info