En Salta, el PAMI suspendió el acceso a medicamentos gratis a 6.000 jubilados y pensionados

La medida fue ordenada a principios de año desde Nación para controlar la entrega del subsidio social ¿Está garantizada la entrega de medicamentos?

Desde enero, cuando el Gobierno Nacional ordenó limitar la entrega de medicamentos gratis a los afiliados del PAMI que tengan prepaga, en Salta unos 6.000 jubilados y pensionados sufrieron la quita del subsidio social o bien la obra social les rechazó la solicitud para acceder a ellos.
“No podemos dar un beneficio social a una persona que se va a veranear a Punta del Este”, decía el 7 de enero el titular de la entidad a nivel nacional, Carlos Regazzoni, para justificar la política de ajuste, recorte y ordenamiento de los subsidios. Es que el déficit fiscal del PAMI estaba bajo la lupa y desde Nación se puso la mira en las prestaciones de la obra social de los jubilados y pensionados. El análisis concluyó que la medida le permitiría al organismo ahorrar unos $1.600 millones, a partir de la Disposición Conjunta 0005-17.
El beneficio solo es otorgado, a partir de entonces, a quienes cobren menos o el equivalente a 1,5 haberes previsionales mínimos, estimados en $8.491,7 mensuales.
Según datos oficiales, en Salta la obra social tiene unos 120.000 afiliados y desde entonces unos 6.000 jubilados y pensionados sufrieron la quita del subsidio o bien se les rechazó la solicitud para acceder a medicamentos gratis. La directora del PAMI en Salta, Gladys “Pichona” Moisés, dialogó con LA GACETA y se refirió al proceso de ordenamiento y cuál es la situación de los adultos mayores.
En solo seis meses, unos 6.000 jubilados y pensionados dejaron de acceder a los medicamentos con descuentos. Se modificó el acceso al subsidio social que otorga la ayuda del PAMI con coberturas del 20, 40, 50, 80 y hasta el 100% de los medicamentos.

“Había muchísima gente que necesitaba el subsidio pero no sabía que existía, también quiénes lo tenían y no los necesitaban. Para evitar que eso se desnaturalice, se hizo una revisión general de los casos en busca de equidad”, dijo.
Quiénes y cómo acceden a las coberturas
En el último mes, ingresaron unos 843 pedidos para acceder a coberturas del PAMI y el 5% de ellos fue rechazado con 41 excepciones. “Se busca agilizar y transparentar los recursos de los afiliados”, indicó la titular del organismo en Salta. Desde que inició el proceso de revisión de acceso al subsidio social, a comienzos de año y según Moisés, el indicador se mantuvo en el 5% en los últimos seis meses.

Actualmente el sistema de coberturas establece que si un afiliado paga más del 5% de su haber en medicamentos, el PAMI debe garantizar vía excepción la cobertura.
Cada caso es analizado y quienes acceden al beneficio son quienes no cobren más de un haber mínima (ronda, aproximadamente, $8500), quienes no tengan más de un inmueble, vehículo con antigüedad menor a 10 años o embarcaciones o quienes no tengan una prepaga.

Un caso especial es la cobertura de afiliados que necesitan remedios oncológicos, para personas con HIV, insulino-dependientes, trasplantadas o con discapacidad. Desde el PAMI Salta aseguran que en esos casos no hay excepciones y se brinda el 100% de la cobertura de los medicamentos, “es un derecho que tienen los afiliados y se los debe respetar y garantizar”.
Una solución que trae alivio
El 26 de mayo la industria farmacéutica anunció que está garantizada la dispensación de medicamentos, pero desde hoy no habrá más descuentos para los afiliados del PAMI.
A través de un comunicado, la Cámara de Especialidades Medicinales (Caeme); la empresa de laboratorios farmacéuticos, (Cooperala) y la Industria de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa) expresaron hace un mes que “el PAMI rescindió de manera unilateral el convenio con la industria farmacéutica de dispensación de medicamentos a partir de las 0 horas del próximo 29 de junio”. Por esos días adujeron que la obra social de jubilados y pensionados tenía una deuda de entre 850 y 900 millones de pesos.
El recorte apuntaba a bajar la erogación de $3000 millones mensuales que se debían costear en concepto de otorgar descuentos. Es decir, el 30% del presupuesto de la obra social se destina a cubrir los beneficios a los millones de afiliados en todo el país.

Moisés también se refirió a esta situación y reconoció la incertidumbre con la que convivían los afiliados. Pero finalmente, el Gobierno Nacional dio marcha atrás a la resolución y este lunes firmó un convenio en el que se extiende el vínculo con la industria farmacéutica para continuar con los descuentos en medicamentos.
En este panorama, en definitiva, el plan de recorte presupuestario y de revisión de los casos quedó limitado a restringir los accesos a los medicamentos, garantizando los beneficios pero revisando cada caso puntual.
Unos 120.000 jubilados y pensionados dependían de la firma de un nuevo acuerdo entre el PAMI y la industria farmacéutica para mantener sus beneficios.
Una relación que goza de salud
Según Moisés, actualmente están equilibradas las finanzas en el vínculo comercial que mantienen la obra social con las farmacias nucleadas y representadas en el Colegio de Farmacéuticos y la Cámara de Dueños de Farmacias.

Desde el sector empresarial habían amenazado en los últimos meses con suspender la venta de medicamentos denunciando una deuda millonaria de parte de la obra social. Las medidas de fuerza se replicaron en todo el país y los jubilados y pensionados se vieron postergados durante algunas jornadas.
Moisés reconoció que hubo demoras en la recepción de los medicamentos desde los laboratorios, pero aseguró: “no se trató por una deuda de la obra social con las farmacias”. Destacó la predisposición del sector por no perjudicar a los afiliados y no interrumpir la venta de medicamentos a pesar de que en varias ciudades del país si ocurrió y agregó que hoy el servicio se presta con normalidad.

lagacetasalta.com.ar