La Municipalidad de Campo Quijano deberá sanear y limpiar el margen del río Toro

La Justicia salteña hizo lugar a acción de amparo presentada por un vecino de Campo Quijano contra el municipio y su intendente, Manuel Cornejo, con el propósito de evitar que se sigan arrojando líquidos cloacales al río Toro y basura en un terreno colindante a su casa.
La causa, que incluso contó con una audiencia pública en la cual el intendente se comprometió a cumplir algunos puntos que implicaban un cambio en su política ambiental, finalmente derivó en un fallo judicial que le prohíbe a la Municipalidad usar cualquier terreno cercano al río Toro para arrojar residuos de ningún tipo, ya sea como una disposición transitoria o definitiva.
El fallo ordena también iniciar inmediatamente las tareas de saneamiento, limpieza y prevención de la zona aledaña al domicilio del amparista y en cercanías a los barrios Ferroviario, San Jorge y Bellavista.
Dicha obligación será supervisada por la Secretaria de Ambiente de la Provincia dado que la Justicia estableció que Quijano tiene 60 días hábiles para cumplir con lo resuelto.
Héctor Barboza es el vecino que planteó el amparo por intermedio del abogado Daniel Luna. Vive a 50 metros del río y lleva 12 años y 14 denuncias presentadas en distintas entidades para evitar que los camiones con desechos cloacales los vuelquen y arrojen basura contaminando el río.
Tiempo atrás había logrado que un juez emita una medida cautelar que le prohibía al Municipio seguir arrojando basura en el lugar. Pese a ello, Barboza le contó a LA GACETA que sigue viendo cuatro o cinco veces al día que los camiones llegan hasta el lugar y vuelca los desechos. lagacetasalta