Con contrataciones directas por $100 millones harán obras para reducir inundaciones

Sáenz presentó el proyecto para construir cuatro represas en los campos militares y una cisterna en la plaza Gurruchaga. Se harán trabajos en canales.                                                                                                          

Unos cien millones de pesos se destinarán a obras clave para mitigar las inundaciones en la ciudad y el área metropolitana. Con esos fondos, provenientes de Nación, se construirán cuatro represas en el campo militar General Belgrano y una cisterna que podrá almacenar hasta 4 millones de litros de agua en la plaza Gurruchaga.

.

Presentación

Ayer, el intendente Gustavo Sáenz presentó oficialmente el “Sistema de manejo integral de cuencas hídricas para el control de las inundaciones”.

Para estas obras la Municipalidad no llamará a licitaciones públicas y realizará contrataciones directas con cuatro empresas. Sáenz y la secretaria de Obras Públicas, Beatriz Blanco, argumentaron que será para acelerar los trabajos y por ello pidieron el apoyo del Concejo Deliberante.

Esperan que la nueva infraestructura permita reducir hasta un 40 por ciento el ingreso de agua a la ciudad.

Cada año los salteños de distintos puntos de la ciudad padecen las inundaciones, que se tornaron cada vez más frecuentes.

En los últimos temporales el intendente pidió ayuda al Gobierno nacional para evitar que la lluvia afecte a los salteños. Además, el municipio declaró la emergencia hídrica para priorizar obras que disminuyan las posibilidades de inundación.

A través de este plan de manejo y control de agua Sáenz detalló durante la conferencia de prensa que también “estamos trabajando en los canales del Tinkunaku, del canal Oeste, de la España y del Tineo”.

“El lanzamiento de estas cuatro represas fue en base a un estudio hecho a conciencia, responsabilidad y gente capacitada”, afirmó Sáenz.

El intendente, de este modo, hizo alusión al proyecto ejecutivo del área metropolitana que dará la posibilidad de conocer en detalle cuál es la situación de Salta. El estudio, que tiene un valor de 10 millones de pesos, es financiado por la Dirección de Asistencia a Proyectos de Preinversión Municipal ( Dinaprem) y se está trabajando con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a nivel nacional.

Las características

“Cada una de las represas tendrá un tamaño de tres o cuatro manzanas, son todas curvas, no es algo que se mida como un cuadrado pero vamos a tener casi 600 mil litros de agua”, explicó Blanco.

“Dijimos que al tema de las inundaciones lo íbamos a tomar como una política de Estado, como una materia pendiente de todos los gobiernos provinciales y municipales que nunca se ocuparon de esta grave problemática. Y empezamos a trabajar en la solución para este punto al que nadie le prestó atención”, enfatizó Sáenz.

Cisterna

En cuanto a la plaza Gurruchaga, al estar ubicada sobre una antigua laguna natural, se trata de una zona deprimida en la que se queda el agua por no tener nivel de salida.

Para poder solucionar este problema Sáenz anunció que se construirá una cisterna en la plaza con capacidad de almacenamiento de agua de 4 millones de litros. Esta cisterna almacenará temporalmente el agua de escurrimiento del lugar, para luego descargarla a través de bombeo al canal ubicado entre calles San Luis y La Rioja.

“Sabemos que las obras de infraestructura son muy caras y no son visibles para la gente, y es por eso que otros gobiernos dejaron de lado el tema. Pero muchos vecinos sufren las inundaciones, por lo que empezamos a trabajar sobre este grave problema”, contó Sáenz. “No debemos olvidar que vivimos rodeados de cerros y esto hace que el agua avance no solo al centro sino también hacia los distintos barrios”, describió el jefe comunal.

“Quiero que los salteños sepan que este dinero que vamos a recibir, a través de la Secretaria de Recursos Hídricos de la Nación, son del Fondo Once y los salteños no van a tener que poner un peso”, destacó.

“Este es un día histórico porque en un año y nueve meses logramos lo que no se logró en cincuenta años, quizás por olvido, por desidia o porque son obras que no se ven, entonces no quieren hacerlas- En nuestro caso, palabra empeñada, palabra cumplida”, finalizó Sáenz.  fuente: eltribuno.info