Por las legislaciones más duras, se duplicó la cantidad de deportados en Salta

Este año expulsaron de 6 a 7 extranjeros por mes. En 2016 el promedio fue de 3.La causa más frecuente es el transporte de estupefacientes, con 35 deportaciones.

Eran las 11 del 24 de enero. Dos hombres de nacionalidad boliviana caminaban por los pasillos del aeropuerto internacional Martín Miguel de Gemes custodiados por oficiales de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y Gendarmería. Estuvieron varias horas en las oficinas que tiene la PSA, esperando que su vuelo despegue hacia la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Estos dos extranjeros fueron los primeros inmigrantes deportados del año.

Una semana después, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, firmó el decreto 70/2017 que introdujo cambios en la ley 25.871 de migraciones.

Con esa modificación se endurecieron las medidas para definir la expulsión de un extranjero con antecedentes penales, pero lo principal es que se acortaron los tiempos para la deportación.

En Salta ya se pueden percibir los resultados de esa resolución. Desde que se publicó en el Boletín Oficial de la Nación el decreto migratorio para acelerar los procesos de expulsión, la cantidad de inmigrantes deportados en Salta aumentó un 100% en comparación con 2016 y al final del año el incremento sería mayor.

Durante los primeros siete meses del año se deportó a 48 inmigrantes con causas penales, es decir, entre 6 y 7 por mes desde la provincia.

El dato, provisto por la Delegación Salta de Migraciones, no es menor si se tiene en cuenta que duplica a la cifra del año pasado.

En todo 2016 la cantidad de inmigrantes con causas judiciales expulsados llegó a 44, es decir, entre 3 y 4 por mes. Si se compara la estadística de 2017 con la de 2015 también se detecta un importante aumento. Durante ese período, en Salta se deportó a 59 inmigrantes con causas penales.

Motivos

Según informaron desde la Delegación Salta de Migraciones, el delito más común que empuja a la expulsión de extranjeros es el transporte de estupefacientes. Este año ya se deportó a 35 ciudadanos de otro país por ese ilícito. A la lista la completan un deportado por homicidio, dos por abuso sexual y 10 por contrabando.

De acuerdo a un informe al que pudo acceder El Tribuno, la mayoría de los ciudadanos deportados es de Bolivia, Paraguay y Colombia.

Desde el organismo nacional aclararon que en 2016 no se cargaban las causas penales en las estadísticas, es por eso que no se puede realizar una comparación por tipo de delitos.

Deportaciones

Las expulsiones se realizan por vía aérea desde el aeropuerto internacional Martín Miguel de Güemes.

Por ese sitio deben pasar los extranjeros que son deportados a su país de origen. Al ser un aeropuerto internacional, desde Salta se pueden expulsar ciudadanos nativos de Bolivia, Perú, Chile y Paraguay. La provincia de Salta tiene vuelos directos hacia esos países, operados por aerolíneas privadas.

Desde Migraciones detallaron que este año tuvieron que expulsar a un ciudadano chino y, como la provincia no cuenta con vuelos directos a Europa, debió salir desde el aeropuerto internacional de Ezeiza.

Seguridad aeroportuaria

En el aeropuerto de Salta hay cuatro boxes especiales para realizar el control de salida y cuatro para la llegada. Esas terminales están conectadas con el sistema identificatorio de personas I24/7 de Interpol.

Es un mecanismo de control migratorio conectado a la mayor Organización Internacional de Policía Criminal, Interpol Internacional con sede en Lyon (Francia), que cuenta con todos los registros globales de restricciones.

Además, se suma para este trabajo la modalidad denominada Información Anticipada de Pasajeros (API), recurso consistente en un listado (de viajeros y tripulantes) que proveen las aerolíneas internacionales 30 minutos antes de la partida de cada vuelo. Desde la Delegación de Migraciones de Salta señalaron que el trabajo que realizan es detectar a los “falsos turistas”. Son aquellos extranjeros que quieren ingresar al país y no pueden justificar su estadía, ya que no poseen reservas de hoteles o no tienen dinero en efectivo.
Desde el organismo nacional comentaron que, por lo general, cuando se les rechaza el ingreso, las personas reaccionan mal y piden explicaciones. Al momento de ser rechazadas son custodiadas por personal de la PSA y enviadas en el próximo vuelo que regresa a su país de origen.

Ingreso al país
Según un informe del Gobierno nacional que elaboró la Dirección de Migraciones, se incrementó en un 22% el rechazo de extranjeros con causas penales o antecedentes judiciales vinculados con el delito en puestos de frontera del país. Hasta julio se les prohibió el ingreso de 8.200 inmigrantes en las distintas fronteras.
Aunque ese dato no está discriminado por provincias, desde la Delegación Salta destacaron el aumento en la cifra de personas rechazadas en los últimos meses. También remarcaron que subió notoriamente la cantidad de controles en los pasos fronterizos que tiene la provincia.
En Salta hay más de 200 empleados de Migraciones que trabajan en los distintos puestos, junto a personal de Gendarmería y AFIP.

El movimiento en Salvador Mazza creció un 189%

Durante 2016 ingresaron o salieron del país por los pasos fronterizos que tiene la provincia más de 7 millones de personas. Según un informe elaborado por la Dirección Nacional de Migraciones, la cantidad de movimientos migratorios que tuvo Salta fue, exactamente, de 7.374.231 en todo el año pasado.

Eso quiere decir que más de 20 mil personas por día salieron o ingresaron al país de manera legal y utilizaron alguno de los pasos internacionales que existen.

En las estadísticas que presenta Migraciones resalta la localidad de Salvador Mazza, ubicada en el límite con Bolivia. Ese puesto migratorio está en el cuarto lugar en el ranking de los 100 pasos más utilizados. En todo 2016 ingresaron o salieron 4.621.372 de personas, eso quiere decir que transitaron 12.626 cada día por el lugar. Esa cifra representa el 6,35% del total del movimiento migratorio.

El paso fronterizo de Salvador Mazza es superado por el aeropuerto de Ezeiza, que se ubica en el tercer lugar, con 9.642.696 (13,25%) de movimientos migratorios. El primer lugar lo ocupa la frontera Posadas-Encarnación con 11.603.901 movimientos (15,94%) y le sigue Iguazú-Foz de Iguazú con 11.603.901 tránsitos anuales (15,94%).

Cada vez más utilizado

El crecimiento que tuvo el paso fronterizo de Salvador Mazza es exponencial. En el lapso de un año aumentó un 189% la cantidad de personas que ingresaron o salieron por ese puesto migratorio. Durante 2015, 1.596.616 de personas utilizaron el paso de la localidad salteña para cruzar hacia Bolivia o viceversa. Durante 2016, esa cifra trepó a los 4.621.372.

Hay que tener en cuenta que Salvador Mazza, una ciudad de 30.000 habitantes, con el tiempo se ha transformado en una frontera caliente donde el contrabando y el narcotráfico han perforado la sociedad.

En 2016 el intendente de Salvador Mazza, Rubén Méndez, advirtió sobre el preocupante aumento de changarines y trabajadores informales que se quedaron sin actividad luego de la implementación de una serie de reglamentaciones aduaneras del Gobierno nacional.

Además del paso internacional de Salvador Mazza, que ocupa el cuarto lugar entre los más utilizados, Salta sitúa a otros dos más entre los 20 primeros del ranking. El conocido como Puerto Chalanas – Bermejo registró un total de 1.705.156 (2,34%) movimientos migratorios durante el año pasado, cifra que lo ubica en la décima posición a nivel país.

El paso internacional de Aguas Blancas – Bermejo se ubica en el lugar 17, con un total de 986.255 (1,35%) movimientos migratorios.

Ya fuera de los principales puestos le siguen el aeropuerto de Salta con 52.653 movimientos (0,07%), el paso internacional de Sico, con 5.846 (0,01%), y el paso internacional de Misión la Paz – Pozo Hondo, con 2.949.    fuente: eltribuno.info