Sáenz acordó con el urtubeycismo y el kirchnerismo para mantener la presidencia del Concejo

La terna compuesta por Matías Cánepa, David Leiva y Lihue Figueroa fue la que se consensuó para la conducción del organismo.
Argumentando el respeto de la voluntad popular y teniendo en cuenta que no contaba con los votos necesarios, el intendente Gustavo Sáenz se vio obligado a negociar con el urtubeycismo y el kirchnerismo para mantener la presidencia del Concejo Deliberante y evitar escenarios como los que vivió su espacio político en la Legislatura provincial.
Después de una reunión que mantuvo el intendente capitalino con los concejales Matías Cánepa, David Leiva y Lihue Figueroa se acordó proponer que esta terna contará con el respaldo de la mayoría en la elección de autoridades del domingo.
Después de ese encuentro se expresó la decisión de respaldar la fórmula que “expresa la voluntad de los salteños”, teniendo en cuenta que los tres encabezaron las listas de los sectores políticos más votados: Cambio Para Salta con Cánepa logró 52.107 votos; Memoria y Movilización Social con Leiva obtuvo 38.459; y el PV con Figueroa 30.764.
Lo cierto es que sin este consenso la elección de autoridades en el Concejo Deliberante hubiera resultado una lotería con final abierto porque ninguna fuerza cuenta con la cantidad de votos necesarios (once votos sobre veintiuno) para imponer su voluntad.
Esto también resultó necesario, teniendo en cuenta los antecedentes de la Legislatura provincial donde Cambiemos quedó opacado y sin ocupar espacios en las vicepresidencia segunda del Senado y la vicepresidencia primera de Diputados.
Lihue Figueroa: “nos planteamos formar parte de las autoridades del Concejo”

Cánepa era la persona indicada del oficialismo municipal para acceder a la presidencia del Concejo pero los ocho votos –alcanzados entre los ediles un Cambio para Salta y el PRO- no le garantizaban ese lugar. En la vereda del frente, Memoria y Movilización también mostraba intenciones de llegar a la conducción del cuerpo de la mano del Partido de la Victoria y otros espacios. Pero con este acuerdo se terminaron las negociaciones que se venían manteniendo desde hace días en diferentes oficinas municipales y confiterías de la ciudad.

El Partido Obrero, que estará representado por Cristina Foffani, estará al margen de la discusión porque, como es costumbre de este partido, no participará de la elección de autoridades, aunque sí dejará en claro su rechazo a los nombres que propongan desde el saencismo o el urtubeycismo.
fuente la gacetasalta.com.ar