ADP marchó por la educación religiosa y propuso cambiarle el nombre a la materia

Locales Policiales

Un grupo de docentes marchó ayer alrededor de la plaza 9 de Julio a favor de la enseñanza religiosa en las escuelas públicas. Tras un fallo de la Corte Suprema de Justicia, la Asociación Docente Provincial (ADP) pidió ayer cambiarle el nombre a la materia para que siga dentro de la currícula.

Marta Oviedo, abogada de la ADP, gremio que encabezó la convocatoria, afirmó que el sector no comparte que la asignatura se transforme en una “hora extra”, como está previsto en el proyecto que el Ejecutivo envió a la Legislatura para adaptar el sistema educativo a lo que resolvió el máximo tribunal de Justicia del país.

“Que se dicte fuera del horario escolar no garantiza ningún derecho, a los niños ni a los docentes. Hay que tener en cuenta que en las escuelas compartimos espacios (con otros turnos y/o niveles educativos), entonces, es complicado agregar una hora”, planteó Oviedo.
La ADP propone que, para que los docentes que enseñan contenidos religiosos queden incluidos en el espacio curricular, se cambie el nombre del área de religión. “Educación para la paz”, “educación en valores” o “formación ética”, son algunas de las alternativas que manejan.
Se habla de dar una especialización a los 610 maestros de religión que hay en Salta para implementar este cambio.

“Lo que nos preocupa es preservar las fuentes de trabajo. ¿Qué papá va a llevar a su hijo a una séptima hora? Sabemos que eso sería un fracaso, al principio iría todo el grupo, después la mitad, y al final, unos cuantos”, admitió Marta Oviedo.

El mayor temor del sindicato es que, llegado el caso de que estas clases extras queden desiertas, se cierren las aulas y el docente pase a disponibilidad.

En Salta, desde 2008, regía la ley por la cual se impartía educación religiosa en establecimientos públicos dos veces por semana, en clases de 45 minutos.

La incertidumbre en el sector se siente. Es que ni con un horario extracurricular llegarían a cubrir 18 horas semanales, que es la carga requerida para cobrar un sueldo completo. Patricia Cáceres tiene 40 años y ayer se movilizó para que no saquen religión de las escuelas primarias. “Es un valor que tenemos como pueblo salteño, nuestra fe y espiritualidad. Es parte de nuestra historia, la educación religiosa no es algo que ha surgido hace poco, yo desde que era niña tuve siempre religión en la escuela pública”, expresó.

La reunión entre la secretaria general de ADP, Patricia Argañaraz, y la ministra de Educación, Analía Berruezo, prevista para ayer, se postergó para el próximo lunes. Aunque hubo dos marchas en una, porque el sector también repudió la reforma laboral y previsional, la participación no fue masiva.
http://informatesalta.com.ar