“Nahir Galarza no disparó el arma que mató a su novio Fernando Pastorizzo”

Víctor Rebosio, defensor de Nahir Galarza la joven de 19 años que asesinó a su novio en Gualeguaychú, sostuvo que su defendida no gatilló el arma que mató a joven. El letrado basó su declaración en la prueba de parafina, que aseguró dio negativa en su patrocinada.
“Lo que condenan son las pruebas, y la parafina da negativo, como que Nahir no efectuó el disparo. Ella no disparó por más que diga que lo hizo. El arma sí es, la cápsula se corresponde, pero la parafina da negativa. A todos les dio negativo, incluso al remisero que estuvo como testigo”, señaló Víctor Rebosio.

El defensor de la chica, quien fue arrestada con prisión preventiva y procesada por homicidio agravado por el vínculo tras haber confesado el crimen, destacó: “Mi defendida es una víctima más. Ella hoy en día enfrenta un proceso, pero el 29 de diciembre enfrentaba su propia muerte. Estamos en presencia de un caso más de violencia de género de los muchos que nos toca conocer. Acá había una relación enfermiza, donde se procuraban malos tratos. Esa es nuestra línea defensiva. ¿Por qué sino alguien va a tomar el arma de su padre y va a terminar con la vida de su ex novio?”.

Según publica el sitio entrerriano Ahora, Rebosio indicó que nunca se hizo una denuncia por violencia de género: “Corresponde no solamente hacer una pericial psicológica a Nahir sino que al entorno en el que se ha desenvuelto Fernando Pastorizzo. Voy a tratar afanosamente para que esto se termine ventilando si es necesario incluso en la Corte Suprema. Acá la pueblada obligó al director del hospital a echarla, con una tobillera podría estar en su casa y sin embargo está en una cárcel común”.

El defensor de Nahir aseguró que su defendida “no tomaba ni fumaba”, pero resaltó: “Fernando sí consumía. Nahir le contó a su mamá que él le había pedido ayuda para salir de su adicción, pero ella no quería”.

“Le hacía muy mal, pero la amaba”

Fernando Pastorizzo hubiera cumplido ayer 21. Con tan pocos años, sin embargo, había decidido su futuro: en diciembre se inscribió a la carrera de Administración de Empresas y en marzo se mudaría a Paraná para estar más cerca de la facultad. Su novia no lo dejó: Nahir Galarza, de 19 años, lo mató de dos disparos en el pecho. Sus amigos lo recordaron.

Juan siempre aconsejaba a Perri -como llamaba a Fernando- sobre su relación con Nahir, pero nunca imaginó el peor final. “Hacía cinco años que estaban juntos. Él se fue de vacaciones en 2016 con la familia de ella. Nunca imaginé que la relación terminaría así”.

“Siempre vi violencia. Ella le hacía mal. Le dije que la dejara, pero estaba muy enamorado”, reveló Juan. Fernando generalmente no hablaba de Nahir con sus amigos porque sabía del rechazo. Ella, además, lo apartaba a él de su grupo de amigos cuando estaban en los boliches de Gualeguaychú.

En tanto, Juan Ignacio, testigo en la causa contra Nahir por el homicidio agravado por el vínculo y el uso de arma de fuego, aseguró: “Lo vi por última vez el jueves, tomamos mate hasta la noche en la costanera y lo llevé a su casa. Él era tranquilo, no era agresivo, no se llevaba mal con nadie”.

“Vimos violencia en la relación pero siempre le aconsejamos a él que dejara la relación por el tema de que no lo veíamos bien cuando se veía con ella, se lo veía triste”, revelaron los amigos de Pastorizzo en una entrevista televisiva. Y agregaron: “Nosotros pensábamos que la personalidad de ella no era buena, siempre la veíamos agresiva con él”.

“Ella no quería que se junte con nosotros. Él tenía que poner el celular en silencio cuando estaba con nosotros porque siempre era llamándolo. A nosotros tampoco nos hacía bien, por eso siempre le dijimos de cortarla pero se ve que estaba muy enamorado de ella que nunca pudo”, afirmaron los amigos de Pastorizzo, que este miércoles cumpliría 21 años.

Además manifestaron que jamás fueron testigos de episodios de violencia física por parte de ella y que Fernando jamás les contó algo por el estilo, pero sí hablaron sobre las actitudes agresivas de Galarza y del hostigamiento al cual lo habría sometido y de lo posesiva que era.

Por último, negaron el carácter violento que la defensa de la acusada deslizó recientemente: “Era tranquilo, pero no tímido y reservado como muchos dijeron. Era un personaje, siempre haciendo chistes, queriendo hacer algo. Era el centro del grupo. No era violento, ni siquiera con nosotros. Si se ponía a discutir con nosotros era más capaz de largarse a llorar que de ponerse violento”.
eltribuno