Comenzó el recorte de subsidios nacionales al transporte automotor

Locales Pacifico

El acuerdo que cerró el Gobierno nacional con la Federación Argentina de Transporte Automotor de Pasajeros (Fatap) y la Unión Tranviarios Automotor (UTA), con un aumento del 15,20% para los choferes del sector, puso a la sociedad del Estado provincial que administra los servicios del área metropolitana de Salta (Saeta) en una encrucijada, confirmó un informe del periodista Antonio Oieni de El Tribuno.

Es que la cláusula novena del acuerdo paritario contempla subas del boleto, escalonadas desde el próximo mes hasta enero de 2019, para cubrir los incrementos salariales que hasta ahora fueron subsidiados íntegramente con el mecanismo de Compensaciones Complementarias Provinciales (CCP).

El citado régimen fue incorporado en 2007 al Sistema Integrado de Transporte Automotor (SISTAU) para asistir a las líneas urbanas del interior del país.

La notificación del acta homologada por el Ministerio de Trabajo de la Nación llenó de intranquilidad a los municipios de la Argentina profunda, donde las economías familiares están exigidas a más no poder por los incrementos de tarifas.

El sistema metropolitano de Salta no escapa a la incertidumbre que despertó el controvertido pacto salarial del sector. La cláusula novena del convenio paritario expresa, concretamente, que la Fatap condicionó el acuerdo a un aumento de tarifas en las distintas jurisdicciones, con la siguiente graduación: una suba de un peso a aplicarse en todos los boletos urbanos desde abril, otra de cincuenta centavos a partir de septiembre y la última, también de cincuenta centavos, para enero de 2019.

En Salta el boleto de colectivo empezó a subir en enero 50 centavos por mes. El techo sería en julio, cuando el pasaje común se ubique en 10,45 pesos.

El Gobierno provincial justificó la suba en el pacto fiscal que firmaron las provincias con la Casa Rosada. El incremento fue aprobado por la Legislatura el año pasado.

La controvertida imposición, consensuada por el Ministerio de Transporte y convalidada por la cartera de Trabajo, encuentra a los corredores urbanos que administra Saeta con aumentos graduales que empezaron a aplicarse desde febrero último, con una escala creciente de cincuenta centavos por mes. Hoy el boleto está a $8,45. Este valor, según el esquema convalidado por la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT), pasaría a $8,95 desde abril, a $9,45 desde mayo, a $9,95 desde junio y a $10,45 desde julio.

En este contexto, la polémica cláusula paritaria pone al Gobierno provincial en un brete económico, social y político. Ante la poda de subsidios nacionales que tendrá el sistema metropolitano desde el próximo mes, Saeta no tendrá muchas opciones para cubrir los nuevos costos salariales. El camino sugerido por el Gobierno nacional, con la cláusula novena del acuerdo paritario, sería una suba adicional del boleto, de dos pesos acumulativos hasta enero de 2019, lo que sin duda tendría entre los usuarios el efecto de un golpe bajo.
Consultado por El Tribuno sobre la homologación paritaria que empezó a levantar polvareda el viernes último a lo largo y ancho del país, el presidente de Saeta, Claudio Mastrandrea, se excusó de adelantar los pasos que el Ejecutivo provincial terminaría de definir en las próximas horas . Sí dejó en claro que “estamos muy preocupados, porque desde Nación confirmaron que el nuevo incremento salarial no contaría con el subsidio nacional correspondiente”.

Mastrandrea también reconoció que “las previsiones de ahorro (establecidas en el servicio que administra Saeta) podrían verse neutralizadas por las condiciones en que se cerró el acuerdo paritario”.

Los sueldos representan una porción mayoritaria del costo operativo del sistema metropolitano de Salta, que sumaban a fines de 2017 cerca de $180 millones mensuales. Los subsidios nacionales cubren un 34% de los gastos. Los subsidios provinciales participaron hasta aquí con otro 34%, mientras que los boletos vendidos aportan el 32% restante.

El sistema de Saeta tiene uno de los boletos más accesibles del país y un elevado nivel de gratuidades. La flota de colectivos recorre 5,5 millones de kilómetros por mes, con las líneas urbanas e interurbanas de la región metropolitana, y los colectivos mueven 16,5 millones de pasajeros cada mes. El 49% de los pasajeros (estudiantes de cuatro niveles y jubilados) cuenta con pases libres. El recorte de subsidios pone todas las ecuaciones del sistema en incertidumbre.

La preocupación excede a Salta, porque en el acuerdo paritario el Gobierno nacional solo garantizó la compensación del incremento salarial pautado este mes, que es del 3,50%, respecto del salario básico conformado a enero de 2018.

Los incrementos salariales previstos de modo acumulativo desde abril hasta enero de 2019 no serán considerados en los montos a distribuir por subsidios nacionales. De esta forma un régimen que a lo largo de la última década compensó el 100% de los incrementos salariales acordados a los trabajadores del gremio de colectiveros quedará reducido a menos de una tercera parte.

Varios municipios, comenzando por el de Rosario, en la provincia de Santa Fe, descartaron aumentos del boleto como respuesta a la encerrona, que tendría enorme repercusión en los servicios urbanos del interior del país.
inormatesalta.com.ar