Doce penitenciarios y cinco presos lesionados en un violento motín

Interior Pacifico

Un interno de la cárcel de Metán inició los incidentes al reclamar que lo llevaran al hospital. Otros presos bloquearon el pabellón A. Hubo disparos y el director del penal fue lesionado.
Doce efectivos del Servicio Penitenciario y cinco presos con heridas y lesiones fue el saldo de un violento motín que se registró el pasado lunes en la Unidad Carcelaria 2 de la ciudad de Metán.

Pese al hermetismo que existía en torno del caso, El Tribuno pudo confirmar que los graves incidentes se produjeron el último día de abril, alrededor de las 19.30, cuando la noche se instalaba en la sureña ciudad.

El principal protagonista fue un preso de apellido Ramírez, quien salió ofuscado de la enfermería, donde lo habían tratado por una alergia y se negó a recibir la medicación.

El preso exigía a los gritos que lo llevaran a un especialista en el hospital Del Carmen, lo que era imposible porque había que sacar turno con anticipación y era fin de semana largo por los feriados del Día del Trabajador.

Además, su cuadro de salud -trascendió- no revistaba una gravedad tal que requiriera atención de emergencia.

El interno Ramírez le dio un “plantazo” a una de las puertas enrejadas. Luego, totalmente fuera de sí, en el patio interno, tiró un escritorio de registro sobre un guardiacárcel y lo lesionó en una de las manos.

Debido a los problemas tomó intervención el oficial de guardia, quien buscaba calmarlo, pero el joven privado de la libertad siguió reaccionando mal.

En ese momento tomó una banca y la arrojó a un celador de guardia, quien recibió el impacto en el brazo derecho.

Debido a la conflictiva situación, un agente penitenciario hizo sonar el silbato para que se constituya todo el personal del penal, que el sábado alojaba a 96 internos en distintos pabellones. Ramírez junto a otros cuatro presos se negaron a ingresar a las celdas y comenzaron a arrojar bancas contra los penitenciarios.

En pocos minutos los internos estaban amotinados en el pabellón A, donde había unos 26 privados de la libertad, pero no todos participaban de los incidentes.

Se procedió a reducir a los cinco internos que fueron los principales protagonistas de los incidentes, entre los que estaba Ramírez y un hermano del mismo.

Luego fueron revisados por el médico del penal, Gustavo López Burgos. Posteriormente quedaron alojados en el denominado pabellón disciplinario por la infracción al reglamento interno de las

Hubo dos celadores que tuvieron que ser enyesados y otros diez penitenciarios lesionados, entre ellos el director del penal. Mientras que los internos presentaban escoriaciones y lesiones.

Al día siguiente hubo una requisa en todo el penal y se secuestraron una punta hechiza, palos de escoba y otros elementos.