Tras las fuertes críticas de la oposición, el Gobierno condenó la presencia en Nicaragua de un acusado de volar la AMIA

Sociedad

Mohsen Rezai estuvo en la reasunción de Daniel Ortega como presidente, de la que participó el embajador argentino Capitanich; la Cancillería expresó su repudio luego del rechazo firme de varios referentes opositores; dura condena de Israel

onriente, Mohsen Rezai se acercó a Daniel Ortega y le estrechó la mano. Segundos después, el funcionario iraní posaba junto al venezolano Nicolás Maduro y el cubano Miguel Díaz Canel, quien incluso se quitó el barbijo para aparecer, también feliz, en la imagen que retrataría el momento. El embajador argentino en Managua, Daniel Capitanich, asistía a la escena a pocos pasos.

La presencia de Rezai, acusado como autor intelectual del atentado terrorista contra la sede de la AMIA, en la reasunción de Ortega como presidente de Nicaragua no mereció durante la jornada de ayer reparos del gobierno de Alberto Fernández. Recién hoy, la Cancillería emitió un comunicado en el que condena la presencia de Rezai y pide a Irán “colaboración” parra esclarecer el ataque terrorista.

Por el contrario, desde la oposición, cuestionaron severamente al Gobierno por no protestar contra la presencia de Rezai, actual viceministro para Asuntos Económicos de Irán y sobre quien pesa un pedido de captura de Interpol por su participación en el ataque, perpetrado según la justicia argentina por el grupo proiraní Hezbollah, que causó 85 muertes y centenares de heridos, el 18 de julio de 1994. También Israel, a través de su embajada en Buenos Aires, lamentó la presencia de Rezai en el acto.

Acto por el 25 aniversario del atentado de la AMIA
Acto por el 25 aniversario del atentado de la AMIASilvana Colombo

“La Argentina expresa su más enérgica condena a la presencia de Mohsen Rezai en el acto de toma de posesión del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Su presencia constituye una afrenta a la justicia argentina y a las víctimas del brutal atentado terrorista contra la AMIA”, reza el comunicado oficial. “El Gobierno argentino exige una vez más al Gobierno de Irán la cooperación plena con la Justicia argentina, permitiendo que las personas que han sido acusadas de participar del atentado contra la AMIA sean juzgadas por los tribunales competentes”, culmina el comunicado. Fuentes de cancillería apuntan que Capitanich informó a sus superiores que “nunca se cruzó ni saludó a Rezai, ni sabía que estaba en el evento”, mientras él estaba en otra parte del predio.

Las explicaciones no consiguieron calmar las críticas. “Por lo visto no solo están siendo socios de dictadores y violadores de derechos humanos en nuestra región sino que se transforman en cómplices (por acción u omisión) con uno de los autores intelectuales iraníes del atentado terrorista provocado en nuestro pais a la sede de la AMIA”, afirmó a LA NACION Fulvio Pompeo, exsecretario de Asuntos Estratégicos durante el gobierno de Cambiemos y actual secretario de Relaciones Internacionales de Pro. Por decisión del expresidente Mauricio Macri, durante el gobierno anterior, Hezbollah pasó a integrar el listado de organizaciones terroristas, un pedido expreso de Estados Unidos e Israel que abarcó no sólo a la Argentina sino además a otros países de la región.

Desde la embajada israelí que encabeza Galit Ronen apuntaron a Irán y criticaron a Capitanich. “Lamentamos ver cómo unos de los acusados por la justicia argentina en la causa del atentado terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA que se cobró la vida de 85 personas el 18 de julio de 1994, compartió un evento oficial con funcionarios argentinos. El Sr. Mohsen Rezai ha sido signado en el REPET (Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento) y sobre su persona pesa una circular roja de Interpol. Definitivamente, en memoria de las víctimas y sus familiares, repudiamos este tipo de acciones que solo honran la impunidad. Una vez más, condenamos el apoyo de Irán al terrorismo internacional y exhortamos a las autoridades nacionales e internacionales a hacer efectivas las medidas establecidas contra los acusados”, expresaron desde la embajada del Estado hebreo en Argentina.

Patricia Bullirch, titular del Pro, tuiteó esta mañana: ”¡El precio de apoyar dictaduras! Capitanich, en la asunción de Ortega en Nicaragua, junto a un acusado iraní por el atentado a la AMIA, con alerta roja de INTERPOL. Luchamos 4 años para mantener esas alertas y ahora las ignoran. El Memorándum fue una herramienta de impunidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.