Desbordó el río Pilcomayo y hay alerta de evacuación en Santa Victoria Este

Interior Municipios Norte Salteño

La crisis por el desborde de los ríos en el norte de la provincia no da respiro. Las intensas lluvias en toda la región, han afectado con más fuerzas a las comunidades del interior, en este caso Santa Victoria Este donde las rutas de acceso se vieron cortadas y con complicaciones para el tránsito, a causa de los desbordes del río Pilcomayo.

En diálogo con El Tribuno, Luis María de la Cruz, administrador del Sistema de Monitoreo y Alerta Participativo de la cuenca del Pilcomayo, expresó que las zonas más afectadas por los desbordes son Santa María, donde las aguas corren hacia el monte, por las cañadas; Alto de la Sierra también aislada por corte de ruta a causa de las aguas; Rancho del Ñato que está intransitable desde Santa Victoria y Misión la Paz aislada también el desborde hacia la ruta.

En la noche del sábado, el nivel del río comenzó a tener una bajante, pero la altura en Villamontes aún se mantiene con valores por encima de los 3 m. “Esto nos advierte que proseguirán los desbordes con disminución gradual, por lo menos en los próximos 3 a 4 días”, destacó Luis María de la Cruz.

El Pilcomayo, como casi todos los años, sigue castigando a Misión La Paz, donde las aguas ya se desbordan sobre la ruta hacia el monte, pasando por el sur del poblado y aislando los parajes al este.

Desde la administración del Sistema de Monitoreo agregaron que la situación del pueblo criollo de Misión la Paz, aguas arriba del puente es muy comprometida. “En esta zona el agua golpea directamente sobre la barranca y la está erosionando. El sábado, las aguas ya dañaron una parte de la estructura de EVARSA. La situación es bastante compleja”, agregó De la Cruz.

En el alto Pilcomayo (territorio boliviano), las poblaciones de Tarapaya, Yocalla y parajes cercanos se preparaban para posibles desbordes, habiendo recibido ya alerta rojo.

En territorio argentino (chaco salteño), el aviso orientaba a las comunidades cercanas a Puente Aruma, La Esmeralda, La Victoria y otros; de manera que se recomendaba estar preparados para posibles desbordes y desmoronamientos tanto a uno y otro lado de la costa del Pilcomayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *