Padre Ossola: “Cargnello está muy golpeado y destruido”

Sociedad

Oscar Ossola, cura párroco de la Iglesia «San Lorenzo Mártir», se refirió al conflicto entre el Arzobispado y las monjas Carmelitas. Fue durante la homilía del lunes cuando reveló que las monjas del Convento San Bernardo le propusieron a Mario Antonio Cargnello dejar de ser carmelitas para convertirse «en las primeras monjas de la Virgen del Cerro» por una visión de María Livia.

“Cualquier tipo de violencia, y en este caso 3 mujeres que denuncian una supuesta violencia de género merece el más absoluto repudio. Si ellas consideran que debían hacer la denuncia frente a la justicia civil está muy bien. Es clarísima la actitud de la Iglesia de acompañar y respaldar las actuaciones de la justicia”, aseguró el Padre Ossola en FM Pacífico.

El párroco aseguró que hizo mención en las homilías al caso porque es la gente que va a misa siempre quien reza por el arzobispo.

“Es una persona que estuvo en boca de todos. La denuncia fue hecha en Semana Santa y nadie de la Iglesia ha salido a decir nada, en cambio la abogada de las monjitas inundó el país con sus declaraciones, siendo un tema tan sensible. Entonces es obvio que está muy golpeado y destruido. Creemos que detrás de esto no es solo una denuncia por violencia de género, sino que hay todo un trasfondo”, dijo Ossola.

El Padre además explicó que en noviembre vinieron de visita dos delegados del Vaticano debido a que la Superiora del Convento San Bernardo le pidió a Cargnello en reiteradas oportunidades que su comunidad quería dejar de ser Carmelitas y pasar a ser de la Virgen de Cerro.

“Obviamente Cargnello no podía aceptar eso y se reunieron en varias oportunidades. Como no llegaron a un acuerdo recibieron la visita del Vaticano para pedirles a las monjas que vuelvan a su carisma y que no tengan ningún tipo de actividad que tenga que ver con la Virgen del Cerro. Entonces ahora entendemos por qué las hermanitas pueden haber hecho toda esta situación para crear una antipatía social contra el arzobispo”, sostuvo.

Finalmente, el cura hizo referencia al comunicado de todas las monjas carmelitas del país, ratificando la autoridad de los obispos y pidiéndoles a las monjas del convento San Bernardo que replanteen su postura. Y volvió a manifestar su creencia de que esto va más allá de las Carmelitas.

“Tienen todo el respeto si ellas consideran que fue violencia de género y que la jueza dictamine, pero hay que ser demasiado ingenuo para pensar que son ellas. Yo quiero seguir teniendo Carmelitas en el Convento San Bernardo y no una fundación que no cuenta ni siquiera con el aval eclesiástico”, expresó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.