Fernando Pepe: “Hace más de 20 años las comunidades reclaman que se restituyan las momias”

Sociedad

Luego del pedido del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) para  que las Momias del Lullaillaco regresen a su lugar de origen y tras la polémica generada con respecto a este tema, el secretario de Cultura de la Provincia, Diego Ashur, expresó que «Salta tiene la custodia por demanda constitucional” y dijo que “estamos obligados a preservar a esos 3 niños y todo su ajuar. Esos cuerpos no fueron extraídos por la Provincia. Lo que hicimos fue ocuparnos  de la conservación, investigación y difusión que es justamente lo que hacemos en el MAAM”.

“Primero que nada, quienes piden que se restituyan las momias son las comunidades de Tolar Grande e incluso otras comunidades de todo el país. Es un pedido que tengo registro desde el 2004 de numerosas comunidades. Nadie tiene la posibilidad de clausurar un debate, nosotros seguimos debatiendo con la comunidad científica y con los políticos de turno. Estamos acostumbrados a que se nos quiera clausurar la palabra, pero eso no se va a lograr”, dijo en FM Pacífico Fernando Pepe, quien está a cargo del área de restitución de restos y declaración de sitios sagrados del INAI.

Algo que llamó a atención de toda la comunidad arqueológica fue que días atrás se reconoció que la expedición que encontró los Niños del Llullaillaco fue frenada justo por gendarmería cuando quería sacarlas del país.

“Por primera vez vimos que se reconoció que se estaban llevando los restos al exterior. Lo que sabemos de primera mano es que gendarmería los frenó, llamaron para consultar que se hacía y se comunicaron con el Museo de Arqueología de La Plata donde se aconsejó que no dejen seguir a las momias porque si salían del país nunca más iban a regresar a Argentina. Además, se habla de que lo que tiene la Niña del Rayo puede haber sido los mismos sopletes de la expedición que quemaron a la momia. Esperamos que la verdad siga aflorando”, dijo Pepe.

A mediados de junio pasado, el INAI declaró «Sitio Sagrado» al volcán Llullaillaco, en la Cordillera de los Andes en la provincia Salta, donde en 1999 fueron hallados los cuerpos congelados, de más de 500 años de antigüedad, de dos niños y una adolescente que se presume fueron sacrificados por los incas.

“Comunidades de todo el país desde hace más de 20 años que están reclamando esto. Durante más de 500 años estuvieron los cuerpos conservador y ningún ladrón de tumbas fue a llevárselas, los únicos que fueron son los de esta expedición que sabían muy bien que iban a  buscar”, sostuvo.

Por otro lado, lo que piden las comunidades y el INAI, que consideran que es una de las propuestas más viables para llegar a un acuerdo es que el MAAM sea trasladado a la comunidad de Tolar Grande.

“La mejor solución es que la comunidad tenga un comanejo de la conservación de las momias y los ajuares que sacaron con ellas. Nosotros lo entendemos como una profanación a lo que hicieron. Nosotros tenemos un trámite administrativo en curso y se llamará a una mesa de diálogo entre la comunidad y el Gobierno de Salta. Lo importante de todo esto es que la comunidad salteña entienda que es deber de todos nosotros respetar las religiones y los derechos de los pueblos originarios”, aseguró Fernando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.