Se reanuda hoy el juicio a los hermanos Castedo por el crimen de Liliana Ledesma

Justicia

En la Sala de Audiencias de la Sala I del Tribunal de Juicio de Orán se llevará hoy adelante la cuarta jornada en el juicio que se sigue contra Delfín Reynaldo Castedo y Raúl Amadeo «Hula» Castedo, acusados por el homicidio de Liliana Ledesma ocurrido en la localidad de Salvador Mazza en el año 2006, informó El Tribuno.

Los hermanos Castedo están imputados por los delitos de homicidio calificado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas y encubrimiento. El Tribunal está integrado por los jueces Edgardo Laurenci (presidente), Raúl Fernando López y Claudio Alejandro Parisi (vocales).

Tras las declaraciones la semana pasada de tres testigos, la audiencia pasó a un cuarto intermedio hasta hoy a las 17, para continuar con la ronda de testimoniales.

En representación del Ministerio Público Fiscal interviene la fiscal Penal del GAP Claudia Carreras. La querella es representada por el abogado David Leiva y en ejercicio de la defensa de los hermanos Castedo actúa Horacio Daniel Morales.

Ayer en la tarde El Tribuno dialogó con el abogado querellante David Leiva, quien se mostró confiado con lo acontecido hasta hoy en la sala de juicio.

Para el querellante, tanto la Fiscalía como sus aportes están demostrando o acreditando la participación de los dos acusados Delfín y Raúl Castedo en la planificación del sonado caso, que conmocionó la opinión pública en su momento.

Para la querella los Castedo estarían encuadrados en la coautoría del homicidio de Liliana Ledesma. Para el abogado estarían probados el móvil y los aportes en el delito. La defensa, en cambio, espera que la autoría intelectual les sea probada a los Castedo, algo difícil de acreditar.

David Leiva explicó que para la querella los aportes que hicieron los Castedo al plan criminal los coloca en el grado de la coautoría y no en el encuadre jurídico de la autoría intelectual.

Para nosotros está claramente probada la participación y los aportes de los acusados, pero también lo está para toda la gente que conoce la causa, y para aquellos que vivían en Salvador Mazza en esos años.

Para anclara estas certezas -según él- existe un audio grabado por Gendarmería Nacional (que estaban investigando a los Castedos, antes del crimen) en donde se les escucha decir «tenemos 120.000 pesos para hacer desaparecer a los Ledesma».

Luego dijo: «Si a esto le sumamos los aportes que ya hicieron los testigos, y los que faltan atestiguar, porque hay todavía pendiente un comandante de Gendarmería, una testigo clave, un hermano de Liliana Ledesma y otras personas más, entendemos que estamos en el buen camino para que se llegue a una sentencia condenatoria».

Luego se refirió a una serie de incidentes durante las anteriores jornadas y dijo que en un momento la querella adhirió a la recusación que realizó la Fiscalía a los tres jueces por «falta de imparcialidad».

«Después de esta posición que tomó la Fiscalía y que fue rechazada por el Tribunal, algunas cosas mejoraron», dijo Leiva.

«Nos llamó la atención que el Tribunal luego comenzó a rechazar sistemáticamente los pedido de la defensa. Yo temo que luego estos y otros incidentes den pie a un pedido de impugnación de parte de la defensa de los dos acusados», señaló.

Luego, algo más exultante, aseguró que está preparado para el momento de los alegatos, si estos se realizaran incluso en esta semana. «Es una causa que la hemos preparado con mucho tiempo, así que tenemos cifradas esperanzas de que llegaremos a buen puerto», dijo.

En 2010 la ex Cámara en lo Criminal de San Ramón de la Nueva Orán había condenado por el mismo hecho a María Gabriela Aparicio, Aníbal Tárraga, Lino Ademar Moreno y Casimiro Torres, a quienes les impusieron la pena de prisión perpetua. En tanto Patricia Guerra fue condenada a la pena de diez años de prisión y Juan Moreno recibió la pena de cuatro años de prisión efectiva.

Los hermanos Castedo participan de las audiencias por vía remota desde su lugar de detención en el Servicio Penitenciario Federal de Ezeiza, donde se encuentran alojados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *