Cambiemos impidió que se tratará en Diputados cambios en las tarifas y en las jubilaciones

Nacionales

Los legisladores de la oposición habían logrado el quorum necesario para debatir cambios en las tarifas y en las jubilaciones que afectan la política presupuestaria, pero el oficialismo impidió que se aprobaran.

El oficialismo en la Cámara de Diputados bloqueó el tratamiento de un paquete de proyectos muy resistidos por la Casa Rosada, como la exención del impuesto a las ganancias para los jubilados y el congelamiento de tarifas de servicios públicos. Pero no pudo evitar el desarrollo de una sesión, la primera del año, en la que la oposición dedicó fuertes cuestionamientos a las políticas oficiales.

Aunque el debate no tuvo efectos prácticos en términos parlamentarios, resultó un golpe para el oficialismo. Tras obtener el quorum, la oposición convirtió el recinto, justo en el inicio de la temporada electoral, en una potente caja de resonancia para instalar temas perjudiciales para el Gobierno. Durante seis horas y media, los diputados del Frente para la Victoria (FPV), el Frente Renovador y el Bloque Justicialista se turnaron para fustigar al presidente Mauricio Macri y sus ministros.

El quorum se reunió a las 12.19, esto es, 49 minutos después del horario fijado para la convocatoria, con la colaboración del salteño Alfredo Olmedo, integrante del interbloque de Cambiemos , y de la tucumana Teresita Villavicencio, del bloque Evolución, de Martín Lousteau. El presidente de la Cámara, Emilio Monzó , dejó correr el reloj, pese a que cuenta con herramientas reglamentarias para levantar la sesión después de media hora de espera

Como todos los proyectos bajo tratamiento, 76 en total, no tenían dictamen de comisión, se requería de una mayoría de dos tercios para habilitar su tratamiento. La estrategia del oficialismo estaba clara desde el principio: apenas la oposición consiguió el quorum, los diputados de Cambiemos ocuparon sus bancas para bloquear el debate. El mal menor, según la lectura de la Casa Rosada.

Según lo acordado entre el oficialismo y la oposición, la aprobación del plan de labor se votaría en tres partes. La primera, referida a los proyectos sobre la exención del impuesto a las ganancias para los jubilados; la segunda, a las iniciativas sobre las tarifas de servicios públicos, y la tercera, al resto de las propuestas, entre otras, las de emergencia alimentaria y de violencia de género.

La oposición ganó las tres votaciones. En la primera alcanzó 130 votos, en la segunda 120 y en la tercera 104. Pero en ninguna obtuvo los dos tercios. La planilla de votación nominal dejó, sin embargo, algunos datos interesantes. Olmedo y Villavicencio, del sector del radicalismo que lidera Enrique Nosiglia, no solo dieron quorum, sino que votaron a favor de habilitar el debate. También lo hizo Jorge Franco, jefe de bloque del Frente para la Concordia Misionero, del gobernador Hugo Passalacqua, uno de los opositores más cercanos a la Casa Rosada.

Las votaciones se hicieron luego de superar el momento de mayor tensión, minutos después de las 13, cuando el oficialismo intentó hacer caer la sesión. Cuando los diputados de Cambiemos se percataron de que la oposición se había quedado sinquorum, se pararon al lado de sus bancas y reclamaron que se vote el plan de labor. Graciela Camaño hizo una cuestión de privilegio contra el presidente de la Cámara. Lo acusó de ser un «lacayo» de la Casa Rosada. Monzó volvió a dejar correr el tiempo y la oposición logró reconstruir el número para seguir adelante.

Tras acusar al oficialismo de mantener clausurado el Congreso, los opositores expusieron sobre cada uno de los proyectos cuyo tratamiento formal había sido bloqueado. «Es terrible seguir escuchando que nosotros somos oportunistas o demagogos. No. Estamos estableciendo que se aprueben las normas de acuerdo a lo que nos pide la Corte Suprema de Justicia», dijo Mirta Tundis, respecto de las propuestas para eximir a los jubilados del pago de Ganancias.

«No crean que la baja en la intención de voto del Presidente en las encuestas es producto de un complot de todos los argentinos. Es producto de las políticas económicas que se llevaron adelante», afirmó Rossi al defender un proyecto para frenar los aumentos de tarifas.

El jefe del bloque del FPV sostuvo que «las tarifas no pueden aumentar más allá de lo que aumenta el salario», y consideró que «hay que congelar las tarifas este año y retrotraerlas a los valores de 2018». Para Rossi, «la gente no aguanta más, y el Congreso debe asumir la responsabilidad».

El jefe del Bloque Justicialista, Pablo Kosiner, reclamó un «sinceramiento» de parte del oficialismo. «Hay candidatos a gobernadores de Cambiemos que prometen en sus provincias la baja de las tarifas, mientras el oficialismo se niega a aprobar una ley en ese sentido en el Congreso», dijo, en alusión al presidente del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, que como postulante en Córdoba propone una reducción de tarifas del 25 por ciento.

Fuente: La Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *