Desfasaje salarial: los estatales perdieron en los últimos tres años casi un 23 % de poder adquisitivo

Locales

Gremios advierten sobre la “tremenda” pérdida del poder adquisitivo por la inflación.Ahora los dirigentes apuntan primero a recuperar los 10,1% de la diferencia de 2018.

En los últimos tres años los trabajadores estatales perdieron un 22,7% de sus salarios por el desfasaje que hubo entre los incrementos que otorgó la Provincia y los índices de inflación anual. Ahora los gremios apuntarán primero a recuperar las diferencias debido a la retracción del poder adquisitivo que, según consideran, fue «tremenda».

La inflación del año pasado en la Argentina trepó al 47,6%, y los empleados de la administración pública local recién llevan cobrado a la fecha un 32,5% del 37,5% de aumento que les dieron para 2018. Con el sueldo de marzo recibirán la última cuota del 5% correspondiente a febrero. Así, quedarán 10,1 puntos porcentuales desfasados.

En 2017 el índice inflacionario fue del 24,8% y la suba salarial en Salta del 22,5%, marcando una diferencia de 2,3 puntos porcentuales que finalmente quedaron en el aire.

En 2016 la suba de los precios fue del 40,3%, pero la Provincia cerró ese año con un 30% de incremento de sueldo, por lo que los sueldos quedaron 10,3 puntos porcentuales por abajo. Los números muestran que, en los últimos tres años, los salarios de los estatales no llegaron nunca a equipararse con la realidad económica.

Sergio Coronel, secretario gremial del Sindicato de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Salta (Sitepsa), reclamó que «en estos últimos tres años no se ha logrado recomponer la pérdida del año anterior; esto se fue acumulando y es lo que tenemos actualmente de pérdida del poder adquisitivo».

Para Coronel, teniendo en cuenta los 10 puntos porcentuales que se perdieron en 2018 más la proyección de este año, las próximas discusiones salariales deberían plantearse entre el 30 y 35% de aumento. Sitepsa hizo una evaluación en octubre pasado y detectó una pérdida del salario del 50% con respecto a la escalada del dólar en ese momento.

Por su parte, el responsable de la sede de la Unión de Docentes Argentinos en Salta, Guillermo Burich, estimó que el poder adquisitivo del trabajador en los últimos años cayó por lo menos en un 40%, y dijo estar «muy preocupado» por esta situación.

De acuerdo a la evaluación del gremialista, que se encuentra en Buenos Aires para reunirse con referentes de UDA a nivel nacional, el último incremento del 37,5% otorgado por la Provincia impacta sobre el básico no sobre el sueldo de bolsillo, en el caso de los docentes. Afirma que tienen una serie de ítems congelados desde hace años. «Hoy no hay plata que le alcance al trabajador. Es muy preocupante porque no se llega a cubrir la canasta básica ni los servicios», dijo.

Cada año, antes de las paritarias estatales se escucha hablar a los distintos sindicatos de recomposición salarial. Pero Burich admitió que “por el tema del pacto fiscal, del ajuste de los gastos públicos, se complicó”, insistir en una recuperación del año anterior. 
Recordó que en noviembre avaló con su firma el 37,5%, pero que los anteriores aumentos se dieron por decreto, de forma arbitraria, lo que tampoco les dio lugar a opinar.
Martín Domínguez, adjunto de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), apuntó contra la “imposición del Gobierno provincial” del 37,5%, que consideró “ficticio”, porque no se condice con la infla    ción. 
“Desde 2016 la pérdida de poder adquisitivo de nuestros sueldos es tremenda. Nosotros (un grupo disidente de ocho secretarios de la comisión directiva) no coincidimos con la idea del secretario general Juan Arroyo de aceptar esto y solicitamos que se abran las paritarias de manera urgente para discutir con el Gobierno sobre la necesidad salarial de los trabajadores y todos los puntos que ellos se comprometieron a realizar y no cumplieron, tanto en Salud, Educación como en centralizada”, lanzó Domínguez.
Advirtió que a raíz de esta situación los más perjudicados son los trabajadores del interior de la provincia: los municipales. “Hoy un compañero municipal ha percibido 2.600 pesos de incremento salarial, con una inflación de más del 47%. Es una vergüenza”, señaló.

eltribuno.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *