El presidente Macri arengó a “redoblar el esfuerzo” para ganar en octubre

Politica

Si bien admitió la derrota, incluso antes de que hubiera un sólo dato oficial, se mostró afectado en ambos escenarios donde habló públicamente.

«Hemos tenido una mala elección y eso nos obliga a partir de mañana a redoblar el esfuerzo para que en octubre consigamos el apoyo para continuar con el cambio». Sin dar vueltas , Mauricio Macri se asomó en el búnker de Costa Salguero cuando todavía no se había publicado un solo dato oficial, y reconoció el contundente triunfo de Alberto Fernández en las PASO. La militancia respondió con el «sí se puede» que Juntos por el Cambio patentó en la Argentina y que las caras largas del Presidente y sus funcionarios no pudieron evitar contradecir. Fue la escena que sintetizó la jornada más dura para el macrismo desde que accedió al poder en 2015 y el comienzo de un camino que en el Gobierno reconocen será muy adverso de cara a octubre, en especial por la reacción que pueda haber en los mercados. 

«El nivel de dificultades que tuvimos y enfrentamos llevó a que haya mucha angustia y mucha duda. Pero es muy importante que sigamos hacia adelante. Estoy acá porque amo este país. Y creo en lo que todos podemos hacer. Pero aislados del mundo no tenemos futuro, tenemos que ser parte del mundo», fue la arenga que ensayó sobre el final Macri, antes de retirarse rumbo a la conferencia de prensa. Allí mostró una versión más coacheada, con más optimismo, y con el foco puesto en pedirle «responsabilidad» a la oposición, «especialmente a aquellos que hoy han recibido más apoyo en los votos», en relación a los Fernández. 

«Una parte importante de la Argentina dijo que no está convencida de que el camino que han tomado es el correcto, pero la elección es en octubre», retomó, en un intento por sembrar expectativas. En la sala lo acompañaban su compañero de fórmula Miguel Angel Pichetto; la vicepresidenta Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y el vice Daniel Salvador; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y su vice Diego Santilli.

«Tenemos que mirar como en 2015 los dos millones de votos que crecimos entre las PASO y las generales. Hay un espacio enorme para crecer, Vamos a trabajar a partir de mañana. Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para seguir conduciendo el país hacia el lugar que creemos que es el futuro», reforzó Macri.

Acaso porque los números que circularon desde temprano de las filas K daban un triunfo holgado de Alberto F., desde ese momento y hasta una hora después del cierre de los comicios, en el búnker M comenzó a surgir cierta expectativa. Se hablaba de una diferencia de «error técnico». Esto, puesto en palabras de funcionarios de primera línea, era desde un «empate» hasta una derrota de Macri «por tres puntos». 

La primera reflexión pública del Gobierno fue del jefe de Gabinete, Marcos Peña; pero no ayudó para clarificar. Cuestionó a los K por difundir «bocas de urna dibujadas y truchas». Y redobló la apuesta: «Creemos que hemos hecho una muy buena elección, estamos muy contentos con el resultado que vamos viendo en las informaciones preliminares», fue el mensaje cargado de su habitual -y exagerado- optimismo.

El primer impacto de que la elección iba a ser una catástrofe electoral macrista llegó cuando en el búnker procesaron las 2 mil mesas testigo que encomendó el Gobierno. Y quedó en evidencia minutos antes de las 21, cuando Martín Lousteau; cabeza de la lista de Senadores por la Ciudad de Buenos Aires, lideró la comitiva de precandidatos a legisladores: Silvia Lospennato, Guadalupe Tagliaferri, María Luján Rey, Waldo Wolff, Maximiliano Ferraro y Victoria Morales Gorleri. Sus rostros evidenciaron los lamentos que puertas adentro ya se hacían en la tropa macrista. «Es irremontable», admitían los más golpeados. 

Justo en ese momento arribó al búnker Pichetto. El senador, que voló tras votar en la localidad de Sierra Grande, se encontró con el peor escenario. A esa altura, a nadie le inquietaba demasiado las críticas por los problemas con el escrutinio. 

Fuente: Diario Clarín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *