Apelaron el fallo que permitía a una mamá salteña cultivar cannabis medicinal para su hijo

Politica

En estos días se presentó un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia para repensar la decisión tomada por la fiscalía.

Si bien en marzo de 2018 el Dr. Julio Bavio, juez federal n° 1, autorizaba a una mamá a realizar autocultivo de cannabis medicinal, para poder llevar a cabo el tratamiento de su hijo que padece una enfermedad severa, una apelación por parte de la fiscalía y la cámara revocaron este fallo.

A raíz de ello, se presentó un recurso extraordinario ante la corte suprema con el objetivo de saber si la cámara federal acepta o rechaza este recurso. Lo alarmante del caso es que si la cámara rechaza el expediente, ésta mamá puede incurrir en una pena grave que va de 4 a 15 años de prisión, lo cual se asemeja al máximo legal permitido en delitos de violación.

Al respecto, FM Pacífico en su programa El Magazine, mantuvo una comunicación telefónica con el Dr. Mariano Fusero, quien forma parte de la organización Reset que se dedica a defender ese tipo de situaciones. El abogado expresó que “ es una situación bastante grave” ya que deja a la madre en cierto desamparo , “ cierta inseguridad jurídica de continuar o no con la acción que estaba realizando, que es cultivar cannabis precisamente para dársela a su hijo que necesita y utiliza esa sustancia para palear sus dolores y toda la sintomatología que le da la enfermedad”.

A esto añadió que la situación en la que se encuentra la mujer es muy perversa teniendo en cuenta que se encuentra “ en una disyuntiva de tener que optar entre acatar lo que resolvió la cámara federal que es absolutamente arbitrario o dejar de producir la sustancia y someter a su hijo a  dolores”.

Por otro lado y en relación a la pena que debería cumplir en el caso de que se rechace el recurso, admitió que existe una desproporción punitiva con respecto a lo que se somete esta madre, tratando de “salvar” a su hijo, y un delito comparado como el de violación.

Al mismo tiempo aclaró que lo único que puede lograr este fallo es que la mamá salga a buscar aceites al mercado ilegal, recurriendo a “productos que no están para nada estandarizados, ni controlados por autoridades públicas”.

Desde su lugar, explicó que ellos acompañan en defensa de la mamá con una figura procesal denominada «amicus curiae», brindando información y asesoramiento como organización especializada en la materia dentro de los tribunales,

A su vez, comentó que la cámara tomó una decisión que no está basada en la norma jurídica y que “desconocen la normativa del 7 de octubre de 2016”, por lo cual dejan totalmente desampara a esa mamá que tiene a su hijo con fibromatosis tipo 1. Por último, recalcó que la respuesta de la cámara está más bien relacionada con “prejuicios dentro de la justicia, con un tabú social y judicial” y no con otras cuestiones ya que “el autocultivo mientras que no trascienda a terceros, y no perjudique derechos de terceros, es una figura cuya penalización es inconstitucional».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *