La causa del Padre Rosa fue elevada a juicio

Se dio a conocer que la causa del cura Agustín Rosa Torino, imputado por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante y abuso sexual simple, fue elevada a juicio. Desde FM Pacifico se dialogó con una de las implicadas, la ex monja Valeria Zarza.

Bajo la cobertura de Hector Alí, se dio a conocer el elevamiento a juicio del sacerdote Agustín Rosa, a cargo de la fiscal penal de la unidad de delitos contra la integridad personal, Dra. María Luján Sodero. Una de las víctimas dialogó con FM Pacifico, y comentó que esperan ser notificados de la fecha del mismo.

Valeria Zarza, ex monja y una de las principales denunciantes, expresó que la mayoría de los afectados, necesitan un “después a todo esto, porque realmente es muy desgataste”. Sobre todo, explica la ex miembro de la congregación Hnos. Discípulos de Jesús, ha sido muy complicada la espera ya que ha tenido que “salir de la provincia por amenazas. A uno de nuestros testigos le pusieron una bomba en el auto, muchas cosas sucedieron y nos han hecho tener que salir de Salta”

El caso de Zarza, fue caratulado como abuso sexual simple. La ex hermana, comenta que nunca hubiera pensado que Rosa acometiera contra su propia voluntad, puesto que lo consideraba “un santo”: “Yo lo conocí a Rosa en el año 1997 y tuve una relación de padre e hija. Estaba creída que el era como un santo y que el Espíritu Santo había bajado en Él y hecho que construya una gran congregación”

Sobre el accionar de la justicia, Zarza explica que no tiene quejas frente a ésta y entiende que la demora es producto de la cantidad de gente que tuvo que declarar en los 3 casos en que se denuncia a la orden religiosa “En nuestro caso han pasado como 800 jóvenes en la comunidad, y muchos de ellos han tenido que declarar. Hay muchos expedientes por mucha gente, y eso lleva mucho tiempo”

La espera para que se realice el juicio contra – el todavía – sacerdote Agustín Rosa, va llegando a su fin. Mientras tanto, las víctimas se van fortaleciendo para el encuentro y sus respectivas declaraciones: “Uno espera en el dolor o en la ansiedad de que se termine, pero se entiende que es un proceso, y vamos trabajando muchas cosas. Sobre todo fortalecerse como persona, porque hay que reconstruirse de cero“, sostiene Zarza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *