crisis chilena

La protesta social chilena cumple una semana y no ceden las marchas

Internacionales

Fuera de la violencia, la presencia de la gente que se manifiesta pacíficamente viene creciendo en Chile. Llega una misión de la ONU para investigar los excesos en la represión.

Se cumple una semana del estallido social en Chile y el dato es que las manifestaciones no decrecen sino que son cada vez más multitudinarias. Además, no hay epicentro para los reclamos: la televisión transmite desde Plaza Italia, en el centro de Santiago, pero en la periferia de la región metropolitana también sucede.

Según el Gobierno chileno, unas 424 mil personas han participado de las convocatorias. El número es impresionante teniendo en cuenta que aquí viven unos 18 millones de personas. Y también es histórico: desde 1990, año del retorno de la democracia en este país, el Estado no sacaba a los militares a las calles.

Hoy por la tarde convocan, una vez más, a Plaza Italia. Buscan que la movilización sea pacífica. Difícil: desde el inicio del conflicto las grandes concentraciones de gente terminaron en choque y represión por parte de las fuerzas de seguridad.

Las redes sociales son el medio por el que se difunden los llamados a movilizarse. Y también usan Telegram: una forma, dicen, de compartir información por fuera de los medios tradicionales y lejos del ojo del Gobierno.

¿Qué piden quienes salen a la calle? “Que nos escuchen, que sepan que el grueso de los chilenos no puede financiar el aumento del metro o pagar medicamentos, queremos un sistema de salud en el que podamos atendernos. Gobiernan para los ricos”, dijo a Clarín un hombre llamado Roberto que ayer fue, como tantos, a Plaza Italia.

Anoche, minutos antes del toque de queda –el sexto consecutivo, aunque más corto: de 22 a 4– en las afueras de Santiago los vecinos cortaban esquinas. En Villa Maipo, a media hora de La Moneda, había piquetes que incluían fuego, golpes de cacerola y bocinas.

Hay denuncias de los organismos de Derechos Humanos. Hay madres que buscan a sus hijos, desaparecidos desde hace días. Las organizaciones sociales denuncian que hay menores de edad detenidos y mujeres amenazadas de violación por los carabineros.

El lunes llega a este país un comité enviado por la ex mandataria socialdemócrata Michelle Bachelet, ahora Alta Comisionado de la Organización Naciones Unidas (ONU). Tres expertos estarán un mes en Santiago para revisar las denuncias. Quieren “información de primera mano”: investigarán posibles violaciones a los derechos humanos.

La mañana transita con calma en Santiago. Salvo por las complicaciones para viajar en transporte público. El servicio de Metro se reestablece de a poco. Hay 118 estaciones inutilizadas por los daños, pero hoy 53 volvieron a funcionar.

Aun así muchos trabajadores no pudieron llegar a su empleo porque hay líneas fundamentales que no corren o alteraron el recorrido. El Gobierno puso micros que no alcanzaron. En la periferia de la región metropolitana hubo largas filas para tomar esos colectivos.

Fuente: Clarìn


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *