Ribeiro : sus 1.500 empleados cobran los sueldos en «minicuotas»

Nacionales

Sus empleados reclaman el mes de septiembre y aguinaldo.

La cadena de electrodomésticos Minicuotas Ribeiro, con 109 años de historia, atraviesa una situación compleja. Paga sueldos en cuotas desde enero, tuvo que pedir el procedimiento preventivo de crisis, no pudo saldar la totalidad de los aguinaldos y todavía no terminó de abonar septiembre.

Afectada por la caída del consumo que impactó directamente en sus ventas, informó en su último balance anual que sus ingresos pasaron de $11.000 millones en junio 2018 a los $5.400 millones en el mismo mes de este año. La caída es del 51 por ciento. A esto se suma una pérdida anual de $1.378 millones. Ya tenía acumulado un resultado negativo de $190,6 millones.

La cadena tiene 85 locales y 1.500 trabajadores en todo el país. Cerró locales en San Nicolás y San Luis. Ajustó el metraje de sucursales en Santa Rosa, Roque Saénz Peña, Mar del Plata, Las Varillas, San Juan y Villa Constitución.

Si bien hace no tanto tiempo Manuel Ribeiro, tercera generación de fundadores, pidió a sus empleados que votaran a Mauricio Macri en un mensaje de WhatsApp, parece haber cambiado de idea. «Estamos a la expectativa y esperamos que la incertidumbre electoral y la crisis que impacta de lleno en todos los sectores de la economía motoricen un consumo rezagado hace más de un año», señaló Dan Attie, gerente de Ribeiro, a BAE Negocios.

Velázquez, delegado del Centro de Distribución de Spegazzini, señaló a BAE Negocios: «Desde enero nos pagan en cuotas. Nunca nos pagaron tan mal el sueldo como el mes pasado. Al 10 de septiembre, sólo habíamos cobrado el 50% del sueldo. Somos 115 trabajadores en este centro, pero esta situación se repite en todos los locales del país».

Dan Attie explicó: «En junio iniciamos el PPC, trabajamos en conjunto con los gremios para sostener los 1.500 puestos. No hemos cerrado locales en los últimos meses, salvo en una plaza donde teníamos más de uno por localidad. Nuestras ventas cayeron a la mitad. Las tasas de interés se mantienen en niveles imposibles desde mayo del año pasado».

La situación es muy difícil. «La devaluación tuvo un impacto contable que ronda los $445 millones, debido a las obligaciones negociables en dólares y a largo plazo», explicó el ejecutivo de Ribeiro.

Fuente: BAE Negocios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *